Roco toma el testimonio de la jineta

Última actualización
ANFP/Carlos Parra

Pese a que Paulo Dìaz asomaba con ventaja para quedarse con la capitanía, Reinaldo Rueda se decidió por Enzo Roco (25) para comandar el once estelar que salió a la cancha de Graz ante Serbia, en el segundo duelo de la presente gira europea del proceso de Reinaldo Rueda con la Selección chilena.

Miiko terminó de capitán ante Rumania

El defensor central de Cruz Azul se paró a un costado de Díaz, que recorrió la franja derecha, y completó cinco entradas a lo largo de los 90 minutos. También cometió tres faltas que frenaron el avance de la ofensiva de los pupilos de Krstajic.

El artículo sigue a continuación

Chile minimizó a la mundialista Serbia

Algunos argumentos que justifican la decisión del DT: Roco fue el suplente de la eterna dupla Medel-Jara en el camino a Rusia y, por ende, el sucesor natural; sumó experiencia europea marcando a delanteros en su paso por Espanyol y Elche; lleva seis años vistiendo la camiseta roja; se anotó treinta minutos de juego en la Copa América Centenario que terminó con festejo del Chile de Pizzi y estuvo en el plantel de la última Confederaciones.

Dos de sus frases sintetizan el martes ideal de Enzo Roco: "Ser capitán es un sueño desde mi niñez"; "extraordinario Maripán, tiene mucho futuro: vamos a seguir trabajando juntos para darle esta solidez a la defensa de Chile".