Renovar a Sarabia, asignatura pendiente de un Sevilla que vive en el éxito

Comentarios()
Getty Images
Siguen las negociaciones

El Sevilla que preside Pepe Castro despide el año 2018 instalado en el éxito. Finalista de Copa, vencedor en Old Trafford, en el mejor momento económico de su historia, con 100 millones de fondos propios y un presupuesto de 200 millones, el club sigue cosechando éxito tras éxito. Es octavo del ránking definitivo de la UEFA, está vivo en la Europa League y está tercero en un campeonato de Liga donde los hombres de Pablo Machín lo está bordando. 

Más allá de la división latente y el ambiente crispado tras la última Asamblea de Accionistas del club, que abre un nuevo panorama lleno de incertidumbre en el club, el gran desafío del Sevilla como club en este 2019 que está a punto de comenzar es abordar, de manera definitiva, la renovación del contrato de Pablo Sarabia. El jugador es la gran joya de la plantilla, tiene una cláusula de apenas 18 millones de euros, un "chollo" para los grandes depredadores europeos y el club sigue trabajando para darle una mejora de contrato y evitar su fuga. 

El club acertó de pleno en los fichajes de Machín, Vaclik o André Silva y ahora quiere seguir pisando fuerte en lo institucional, rubricando la renovación de Sarabia. Se trata del jugador español que mejor rendimiento ha dado en el campeonato de Liga en cuanto a goles, asistencia y participación en el juego, y al nacional que presenta los mejores números del campeonato junto a Iago Aspas, delantero del Celta. Pablo, carne de selección más tarde o más temprano, sigue esperando y lo le faltan "novias". Se habla del interés del Barcelona, del Atlético de Madrid y de varios clubes ingleses que tienen dinero por castigo, pero la decisión está en manos del jugador. 

Sarabia acaba contrato en junio de 2020. En Nervión ya han puesto una suculenta oferta sobre su mesa, de unos 4 millones de euros por temporada y se encuentran a la espera de que el futbolista dé un paso al frente para prolongar la vinculación con la consecuente subida de la cláusula, ahora establecida en tan sólo 18 millones de euros. Joaquín Caparrós está poniendo toda la carne en el asador y confía en poder cerrar un acuerdo con Sarabia cuanto antes. 

Cerrar