Noticias En vivo
Primera A

Quién es Santiago Arroyave, el futbolista sin un brazo que debutó en el fútbol colombiano

22:19 CLST 05-05-18
Santiago Arroyave Leones FC
El joven de 18 años cumplió su sueño en un partido de Copa Águila. “Dios me dio el don de jugar bien y una piernas firmes”, señala.

“Las limitaciones están en la mente”. Esa es la idea de vida de Santiago Arroyave, un joven y talentoso futbolista antioqueño quien cumplió recientemente uno de sus más grandes sueños: jugar en Primera División.

Corría el minuto 90 del duelo entre Leones y Pereira por la Copa Colombia. Cuando el técnico del conjunto felino lo llamó para ingresar al terreno para los últimos instantes del compromiso, él no lo podía creer, era el momento que tanto había soñado, por el que tanto había luchado durante los últimos años.

Santiago nació con focomelia, una extraña enfermedad que impide el correcto crecimiento de los huesos y músculos en las extremidades del cuerpo. Esta condición lo trajo al mundo sin el brazo izquierdo y con el derecho a medio desarrollar. Sin embargo, eso no le impidió jugar al fútbol y mucho menos hacerlo de manera profesional.

“Este sueño lo llevo persiguiendo desde los seis años. El debut fue muy soñado y gracias a Dios me dieron la oportunidad”, comentó el joven de 18 años a Blu Radio. “Mi corazón parecía detenerse y la sangre corría a mucha velocidad , sentía que tanta felicidad no podía ser real", detalló.

Santiago ha tenido que luchar bastante y contra la corriente para cumplir su sueño. Naciò con una amor enorme por el fútbol y desde niño empezó a pulir su habilidad con la pelota. Desde los seis años juega como volante creativo, una posición en la sabe que tiene que ser rápido de mental y fìsicamente.

 

Dios guía mis pasos..! #medellin #colombia #futbol

Una publicación compartida de Santiago Arroyave (@santiago.arroyave) el 9 Ene, 2018 a las 5:51 PST

“Desde pequeño siempre tuve una personalidad muy grande y nunca me dejé afectar de la gente que me decía que no era capaz.  Además, Dios nos da un don a cada uno y a mí me dio el don de jugar bien y unas piernas muy firmes, y cuando hay que chocar se choca”, manifiesta.

Fueron solo cinco minutos en el campo, pero Santiago los disfrutó más que nadie. Poco importó que su querido Leones perdiera el partido por la mínima diferencia, el resultado fue lo de menos. Incluso, los jugadores rivales del Pereira se acercaron a felicitarlo. Cómo no hacerlo, es un grande.

“El tren de los sueños pasa una sola vez en la vida. A mí me pitó y me monté”