Noticias En vivo
Alemania v Argentina

Qué fue de la vida de Mario Götze, el verdugo de Argentina en el Mundial 2014

13:37 CLST 09-10-19
Mario Goetze Sergio Romero Germany v Argentina: 2014 FIFA World Cup Brazil Final 07132014
Pasó de ser el héroe de Alemania a casi dejar el fútbol por una enfermedad, de ser el nuevo joven maravilla teutón a una carrera truncada.

El 13 de julio del 2014, Mario Götze escribió su nombre bien grande en los libros de historia del fútbol y, a la vez, se convirtió en uno de los jugadores más odiados de la historia para Argentina. Aquel gol a los 113 minutos de la final del Mundial de Brasil privó a Messi y al equipo de Alejandro Sabella de consagrarse campeón del mundo. Y a sus jóvenes 22 años, el pibe que había reemplazado a Miroslav Klose parecía darle forma a una carrera destinada al éxito.

Pero como si una maldición hubiera caído sobre él, esa tarde en Río de Janeiro comenzó un verdadero y extenso calvario. Un año antes, a mediados del 2013, ya se había ganado el mote de traidor, cuando abandonó a Borussia Dortmund y a su protector, Jurgen Klopp, para irse a Bayern Munich, el clásico rival que encima le había ganado ese mismo año la final de la Champions League, por 37 millones de euros. 

La temporada siguiente lo tuvo como habitual titular para Pep Guardiola en el conjunto bávaro, pero ya la campaña 2015-16 lo encontró con escasa participación producto de las reiteradas lesiones musculares. Entre las recuperaciones y el lugar perdido en el equipo, jugó apenas 14 partidos en la Bundesliga y otros cuatro en la Champions League. En la Selección integró la lista de la Euro2016, pero el equipo sucumbió ante Francia cuando ya había perdido la titularidad. Frustrado, volvió al BVB pero nuevamente sufrió a su principal enemigo y padeció una rotura de ligamentos en el tobillo.

En febrero del 2017 llegó el diagnóstico oficial: un trastorno metabólico que atacaba directamente a sus tejidos musculares, similar al hipotiroidismo, que le generaba además fatiga y sobrepeso, como se observó en una foto de aquellos días, cuando su carrera parecía encontrar el duro final. Cinco meses después pudo regresar a las canchas en un amistoso y comenzó la temporada previa al Mundial de Rusia como titular, pero otra lesión en el tobillo lo marginó entre noviembre y enero.

La Copa del Mundo no lo tuvo entre sus protagonistas por lógicas razones explicadas por Joachim Low y la defensa del título terminó para Alemania en la fase de grupos. El mismo entrenador nacional contó que, al momento de ingresar en aquella final, le pidió que demuestre que podía ser "mejor que Messi". "Un jugador que marca el gol decisivo de una final siendo tan joven puede sufrir esa carga después, pero fue una idea espontánea. Uno no piensa en ese momento lo que puede pasar después", manifestó Low cuatro años después.

Aunque en la temporada pasada parecía volver a sentirse importante para el Dortmund, la campaña actual lo devolvió a los últimos lugares de la fila de los delanteros y solo fue titular en dos de los siete encuentros de la Bundesliga. En el último receso se lo vinculó con el Inter de Milan y en 2020, cuando finalice su contrato, será un agente libre más que buscará un nuevo destino.

Götze tiene apenas 27 años pero la sumatoria de lesiones de un exfutbolista. Por ahora logró evitarlo y sigue en actividad. Y aquella huella que dejó en la historia en el Maracaná será imborrable, al punto que en Argentina nunca podrán evitar el recuerdo cada vez que Alemania esté enfrente.