¿Por qué el Bernabéu no aplaude a Messi como aplaudió a Ronaldinho?

Comentarios()
Getty
El aplauso del Bernabéu a Ronaldinho siempre me pareció una limosna tras un lustro blanco, por eso a Messi no se le aplaude igual, porque hay envidia.


OPINIÓN

Han pasado ya varias semanas desde que se cumpliera el duodécimo aniversario de lo que parecía imposible al inicio de este milenio, que el respetable del Santiago Bernabéu aplaudiera una victoria del Barcelona en su propia casa. Lo logró Ronaldinho Gaucho, que con un doblete fulminó al Real Madrid con aquel 0 a 3 en noviembre de 2005. Era su tercera visita y presentaba más triunfos que derrotas en tan complicado estadio después de estrenarse con victoria regalando el 1 a 2 a a Xavi en 2003 con una asistencia inolvidable.

El Bernabéu nunca aplaudirá a Messi

Me preguntáis si es posible que alguna vez veamos el Santiago Bernabéu aplaudiendo a Leo Messi igual que hizo con Ronaldinho Gaúcho en 2006. Es algo que jamás sucederá.

Posted by Ignasi Oliva Gispert · Goal on viernes, 22 de diciembre de 2017

El fútbol venía de vivir un lustro más blanco que los gustos ochenteros de Diego Armando Maradona, a exepción de la Liga 2004/05 con la que el Barcelona de Frank Rijkaard puso fin a una sequía de cinco años sin títulos. Así, el público del Real Madrid, empachado de Champions League -venía de ganar tres en siete años- y galas varias, se permitió esta concesión ante el mago de Porto Alegre, al que dirigió un resignado aplauso como el que da limosna en la salida del supermercado, donut de chocolate en mano. Sucede que el público del Bernabéu no sabía la que les venía encima tras Ronaldinho.

Los años en la Masía, cuando Messi era el 'enano'

Porque quien heredó su 'diez' no fue otro que Messi, quien ya ha pisado hasta en 12 ocasiones el feudo blanco, logrando un balance de 7 victorias, 1 empate y solo 4 derrotas, un rendimiento impensable para un Barcelona que venía de pasar siete largas temporadas sin oler siquiera la victoria en el Bernabéu cuando Xavi aprovechó el pase de Ronaldinho. Que el brasileño se llevara aquel aplauso dos años más tarde fue una concesión de quien cree que perder en casa contra el eterno rival es una anécdota. Lo que no sabían es que el rosarino elevaría la anécdota a categoría porque hoy lo normal en el Bernabéu es que gane el Barcelona, por eso allí no aplauden a Messi.

Cerrar