Noticias En vivo
Barcelona

Piqué, bajo lupa en el Bernabéu... y en el Camp Nou

04:30 CLST 31-08-17
Piqué Barcelona Japão 13 07 17
El central ya sabe que puede recibir abucheos el sábado con la selección mientras busca su mejor versión con el Barcelona.


ANÁLISIS

Gerard Piqué ya está curado de espantos. Habiendo cumplido los treinta y con la convicción de abandonar la selección española tras el Mundial del próximo verano le afectarán poco -o nada- los abucheos y pitidos que pueda recibir de un sector de la grada del Santiago Bernabéu, que no le perdona ser como es ni siquiera cuando viste la camiseta de la selección española. Porque durante los días previos a la visita de Italia del sábado se sigue poniendo en entredicho su compromiso con la selección. Curiosamente, los mismos medios a los que les sangran los oídos por los ataques de sinceridad del central, son los que preguntan al respecto.

El mercado de fichajes en Goal

Incluso Sergio Ramos invitó a no maldecir a Piqué el próximo sábado y pidió "que no le piten". Ayer fue Nacho Fernández quien, en un alarde de sentido común, quitó hierro a un asunto tan cansino como gastado. "Está curado de espanto" aseguraba el joven defensa madridista que, como Ramos, se sentirá en casa. Piqué quizá no tanto por los abucheos que pueda haber de un sector de la grada. Sucede que, cuando ha jugado vistiendo la casaca barcelonista en el puñado de partidos oficiales disputados hasta la fecha, tampoco se le ha acabado de ver del todo cómodo. Sus promedios de la temporada pasada y los registros que protagonizó en el último partido frente al Alavés indican que Piqué todavía no ha alcanzado su mejor versión.

A pesar de brillar en el pase y no perder demasiados balones no consiguió imponerse en prácticamente ningún uno contra uno. Apenas en uno de los tres que tuvo que solventar salió victorioso y no consiguió interceptar un solo balón en todo el partido, él que suele presentar buenos registros en tan complicado aspecto del juego. Suele costarle encontrar el ritmo y va de menos a más a lo largo de la temporada.

Pero hay que tener en cuenta que este año puede permitirse menos despistes que nunca. "Fichar defensas no es ninguna prioridad" desveló hace pocos días su entrenador, Ernesto Valverde. El catalán es titular junto a Samuel Umtiti mientras que Javier Mascherano ejercerá de tercer central y Thomas Vermaelen, con quien inicialmente el club no contaba -hasta el punto de dejarle sin dorsal- acabará siendo el cuarto. Ni el argentino ni el belga ofrecen las mismas garantías que antes, por lo que cualquier ausencia de los dos titulares puede pasar factura. Cualquier ausencia y cualquier despiste en mal momento, claro.