Noticias En vivo
Superliga

Pezzotta: "Nunca nadie vino a decirme que tenía que ganar tal o cual equipo"

11:54 CLST 21-02-18
Sergio Pezzotta 2012
El rosarino, que quedó marcado por su actuación en la Promoción entre River y Belgrano, se refirió al complejo momento del arbitraje argentino.

La carrera de Sergio Pezzotta quedó marcada para siempre por su actuación en el partido de vuelta de la Promoción entre River y Belgrano en 2011, en el que no sancionó un escandaloso penal a favor del Millonario que podría haber cambiado por completo la historia del encuentro. En tiempos complicados para el arbitraje argentino, el rosarino salió a defender a sus colegas y aseguró que no existen manos negras detrás de los errores: "Los árbitros no tenemos tanto contacto con los dirigentes. Yo dirigí más de 400 partidos y nunca vino nadie a decirme que tenía que ganar tal o cual. Nunca me sentí condicionado".

En diálogo con FM Milenium, Pezzotta no se extrañó por las sospechas de muchos actores del fútbol sobre la intencionalidad de algunas decisiones de sus colegas: "No podemos pretender que no se dude del arbitraje en un país donde se duda de todo. Hasta del presidente. Es una cuestión de idiosincrasia, se juega como se vive". Más allá de esto, el ex hombre de negro reconoció que las críticas siempre afectan: "Se sufre mucho. Me ha tocado hablar con los compañeros que este fin de semana no la pasaron bien, y sufren mucho. No queda otra más que trabajar para achicar ese margen de error".

Por otra parte, el rosarino recordó aquella Promoción y consideró que su actuación no tuvo que ver con que River perdiera la categoría: "Una jugada no hace al futuro de un equipo, pero al hincha hacerle entender esto es muy difícil. Ese día traté de hacer lo mejor posible, le puse el pecho a una situación donde había muchos que no podían dirigir". Además, contó que tras ese partido la pasó mal: "Tuvimos que sacar a mi familia de Rosario, se los llevaron durante diez días, casi escondidos, a Entre Rios. Pensé que la Justicia iba a actuar por las amenazas del entretiempo, pero después me di cuenta de que no".