Noticias En vivo
Copa del Rey

Nacho Fernández estrena brazalete de capitán en el Santiago Bernabéu

17:20 CLST 28-11-17
Nacho Fernandez APOEL Real Madrid UCL 21112017
El central fue capitán en los dos partidos de Copa ante el Fuenlabrada. Debutó hace seis años y medio con el Real Madrid

LA INTRAHISTORIA

23 de abril de 2011. Hace seis años y medio. En medio de aquel histórico carrusel de Clásicos de final de temporada, el Real Madrid buscaba pelearle La Liga al Barcelona y afrontaba una de las salidas más espinosas del final de campaña: en Mestalla, ante el Valencia. Jose Mourinho dejó en el banquillo a Cristiano Ronaldo, Mesut Ozil, Xabi Alonso, Pepe o Marcelo. Y entre tanta rotación se coló de inicio en el lateral izquierdo un chico del Castilla. El capitán del filial, ni más ni menos. Uno de los jugadores más prometedores de toda La Fábrica: Nacho Fernández. 

ASÍ ES OSCAR RODRÍGUEZ, EL JUVENIL QUE HIZO BRILLAR GUTI

Aquel día, junto a los Casillas, Kaká o Benzema, el joven jugador de Alcalá compartió defensa con Carvalho, Garay y Albiol. Curiosamente, lo hizo pegado a la banda siniestra. La posición menos natural dentro de su extraordinaria polivalencia. Seis años y medio después, ninguno de esos zagueros sigue ya en el Real Madrid. Ni ellos, ni muchos de los jugadores ni técnicos que formaban aquel vestuario. Pero Nacho sí que continúa. Por ello, por su dilatada carrera de blanco, además de su profesionalidad y prestaciones futbolísticas, Nacho no sólo sigue en el Real Madrid, sino que además llega a hacer las veces de capitán blanco, incluso. Un privilegio reservado únicamente a un selecto grupo de jugadores, en el que está también el zaguero madrileño. Que estrenó brazalete en Fuenlabrada, en el partido de ida de esta ronda de Copa del Rey, y este martes ha hecho lo propio también, pero en el Santiago Bernabéu.

ASÍ ES MANU HERNANDO, EL CANTERANO QUE RECHAZÓ AL LIVERPOOL POR CUMPLIR SU SUEÑO EN EL REAL MADRID

Un “orgullo” para el jugador, tal y como declaró tras el partido en el estadio Fernando Torres. Y un reconocimiento merecido, por otra parte. No obstante, se trata de un jugador que ha estado toda su vida en el Real Madrid, que ha renunciado a jugar más minutos para otros clubes, y un futbolista con un compromiso y profesionalidad fuera de lo común. Hasta el punto de que Nacho no se lesiona desde infantiles. Esa extraordinaria actitud, además de sus aptitudes propias para el fútbol, le han llevado a ganarse un hueco especial no sólo en el vestuario y el equipo del Real Madrid, sino también en el de la selección española, además del corazón de todos los aficionados al fútbol. Este martes estaba también Gareth Bale sobre el campo, que aterrizó más tarde que Nacho (verano de 2013), pero es uno de los buques insignia del club blanco. No había lugar al debate. La capitanía merengue no podía caer en mejores manos que las del ‘6’ blanco. No serán las dos únicas veces, a este paso.