Jeison Murillo, a cambiar la historia de los colombianos en Barcelona

Comentarios()
Getty Images
En 1964 un desconocido futbolista cafetero probó suerte en el club catalán. Luego fue turno para Yerry Mina pero tampoco tuvo éxito.

Jeison Murillo está ad portas de convertirse en nuevo jugador de Barcelona, sería el segundo cafetero en vestirse de blaugrana en el último año tras Yerry Mina. Pero los centrales de la Selección no han sido los únicos colombianos que han pasado por el Camp Nou. 

Murillo y las claves para que no se repita la historia de Mina en el Barcelona

Hace más de medio siglo, un vallecaucano llamado Lauro Mosquera, de quien no se tienen muchos registros en el Fútbol Profesional Colombiano, más allá de haber pertenecido a una Selección del Valle y jugar en Independiente Medellín, se convirtió en el primer colombiano en vestir los colores del conjunto culé. 

Corría el año 1964 cuando Mosquera se presentó a una prueba para el Barcelona , entonces dirigido por el mítico César Rodríguez. El colombiano tuvo la oportunidad de jugar un partido amistoso de pretemporada ante el Sabadell FC , club catalán de actualidad en la Segunda División Española. Lauro no hizo un buen papel y el resultado tampoco ayudó para que el DT le diera continuidad. Aquel día, el modesto equipo le ganó 4 – 2 al Barça.

Sobre la actuación de Mosquera hay muchas inquietudes, no se sabe exactamente cuántos minutos jugó y tampoco en qué posición, ya que en algunos informes aparece como delantero y en otros como defensa. Lo cierto es que aparece en los registros del Barcelona de aquel encuentro.

El artículo sigue a continuación

Además de Lauro Mosquera, en los registros del Barcelona también reposan los nombres de los colombianos Yeison Tolosa y Juan David Fuentes, dos jóvenes promesas que pasaron por La Masía sin tener éxtito.

El último cafetero en vestir los colores del Barça, el único en jugar de manera oficial, fue Yerry Mina, de gran momento en Palmeiras y la Selección Colombia y quien llegó para el pasado mercado invernal. Sin embargo, el espigado central caucano tuvo varios problemas para adaptarse al fútbol del Barcelona y nunca pudo ganarse la confianza de Ernesto Valverde. A los seis meses se fue vendido al Everton con apenas un puñado de minutos entre pecho y espalda.  

Hasta la fecha los cafeteros han pasado sin pena ni gloria por el Barcelona. Ahora será Murillo el encargado de cambiar la historia para los futbolistas colombianos en la entidad catalana. Paciencia, talento, constancia de trabajo y jerarquía, serán claves para que lo pueda lograr. 

Cerrar