La federación palestina le pide a Miguel Ángel Gil que el Atlético no juegue "en territorio ocupado"

Comentarios()
Getty
El equipo viajará a Israel para jugar un amistoso contra el Beitar Jerusalem, un equipo reconocido por una afición racista

Tenía que ser un amistoso más, inconsecuente, una muestra de agradecimiento del Atlético de Madrid a su nuevo accionista minoritario, el israelí Idan Ofer. Cuando termine la temporada, el 21 de mayo, el equipo viajará a Israel y disputará un encuentro contra el Beitar Jerusalem. En esa zona del mundo, sin embargo, las cosas no son tan sencillas. La Federación Palestina de Fútbol ha remitido una carta al consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil Marín, para "expresarle su preocupación" por la realización del partido que se jugará "en territorios palestino ocupados", según ha podido saber goal.com.

Desde la institución palestina recuerdan que el Atlético es "uno de los clubes más queridos y respetados" en Palestina y "están seguros" de que el club desconoce las "implicaciones, igualmente legales, que puede tener el jugar en el territorio palestino ocupado al contravenir diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y de la propia Corte Internacional de Justicia", explica el presidente de la Federación Palestina, Jibril Rajoub. 

La federación palestina asegura no tener ningún inconveniente "mientras el partido entre el Beitar Jerusalem y el Atlético de Madrid se juegue en territorio del Estado de Israel según las fronteras reconocidas internacionalmente desde 1967". 

Desde el fútbol palestino, además, recuerdan que el rival elegido, el Beitar, es bien conocido por "sus posiciones racistas y contrarias al espíritu que ha de rodear la práctica del fútbol, aquí y en cualquier lugar". Sobre el Beitar Jerusalem pesa un largo pasado de incidentes racistas en sus gradas, fueron de hecho sancionados por ello en 2015, cuando la UEFA determinó que su afición había pasado los límites tolerables en un encuentro en Bélgica.

Su presidente Eli Tabib, dejó su posición el año pasado al ser incapaz de lidiar con La Familia, la facción ultra de su club y medios de comunicación como el Haartez se han visto vetados en el club por informar sobre las prácticas mafiosas de este grupo de hinchas. 

La misiva, escrita en tono amistoso, explica que la federación palestina cree que "el respeto a los valores de este deporte que tanto amamos, la amistad y cariño que el pueblo palestino ha profesado el Atlético de Madrid y el respeto a la legalidad internacional han de ser las bases sobre las cuales ha de actuar su club", reiterando, además, que no hay inconveniente siempre que este no se desarrolle en "territorio ocupado". 

El Atlético de Madrid tiene entre sus accionistas principales a Idan Ofer desde el pasado año, cuando el empresario y filántropo israelí compró el 32% de las acciones del club que hasta ese momento pertenecían al grupo Wanda. 

 

Cerrar