Noticias En vivo
Opinión

Isco Alarcón, resignado ante su suplencia e instalado en el desmentido público de sus polémicas

17:17 CLST 07-02-19
Isco, Real Madrid
Son ya cinco negativas en los últimos dos meses mientras sigue sin recuperar ni su nivel ni la influencia perdida en el Real Madrid

OPINIÓN

El Real Madrid visitó al Barcelona este miércoles para las semifinales de la Copa del Rey, y lo hizo con Isco en el ojo del huracán. A nivel deportivo, porque tres meses después del último Clásico ha perdido su condición de titularísimo para pasar al ostracismo -finalmente entró en la convocatoria, pero ni salió del banquillo para calentar siquiera-. Y a nivel extradeportivo, por su supuesto desaire con Chendo el pasado domingo en el Santiago Bernabéu, desvelado por las cámaras de GOL. Una situación que el malagueño ha desmentido este martes por la mañana a través de las Redes Sociales con una foto junto al hoy delegado y mítico ‘2’ merengue: “Sin duda una gran persona, es una broma nuestra, ¡en un vídeo de 3 segundos no lo entenderéis!”. No habían pasado ni 24 horas tras el Clásico, que el malagueño se volvió a meter en otro 'fregado' de carácter público al quejarse de las pocas oportunidades que le da Solari en su réplica a De La Red, quien dijo del '22' que "el Real Madrid no te espera". Justo antes del derbi, en la semana más importante de lo que va de temporada. 

Un nuevo desencuentro que no deja de ser lluvia sobre mojado. Y es que, mientras que apenas tiene minutos sobre el campo, el malagueño no deja de ocupar espacio en los medios por sus quilombos y consecuentes negaciones. En concreto, son ya cinco desde que llegó Solari a finales de octubre. O mejor dicho, desde que en Roma fue consciente de que había perdido la titularidad. El ‘22’ blanco está enrocado en ese papel público, y su balance es de más de dos desmentidos por mes, mientras que en los campos de fútbol no termina de tirar la puerta abajo con sus actuaciones sino más bien lo contrario. Cada día que pasa, cada vez que se le ve deambular por la banda o el banquillo parece más y más justificada su desaparición de los planes de Solari. Y precisamente los cinco conflictos con sendas negaciones reflejan a la perfección, lo primero, que da más que hablar fuera de los campos que dentro de los mismos; y segundo, que esas son vías de escape de su credibilidad e influencia para con el madridismo.

El primer conflicto público de todos, a principio de diciembre, vino generado cuando Isco colgó en sus Redes Sociales una foto frente al espejo preguntando a sus seguidores si creían que estaba gordo, después de las críticas del gran público por cómo había perdido la forma, a tenor de una imagen suya en el partido ante el Valencia –justo después de caerse de la convocatoria ante la Roma-. Apenas diez días después, se enfrentó a la grada del Santiago Bernabéu en la derrota ante el CSKA (0-3). En aquel momento, la negación no llegó por boca del propio Isco, sino del club blanco, alegando que estaba quejándose contra el árbitro de área y no contra la grada, que en ese momento estaba desatada pitando al equipo. 

La siguiente negación fue cuando, también a través de las Redes Sociales, vino a reivindicar que tenía buena relación con Sergio Ramos después de que desde los medios se informase de que el capitán le había recriminado su actitud ‘pasota’ en Cornellá ante el Espanyol. El martes llegó la penúltima negación tras su supuesto desaire ya mencionado con Chendo. Y ahora esta otra reclamación pública sin que, dicho sea de paso, se espere ninguna foto con Solari y De La Red los tres abrazados. Son ya demasiadas negaciones. Pero sobre todo, demasiados conflictos para tan poco fútbol en los últimos tiempos. Ese no es el camino para recuperar la titularidad.