Gabriel Paulista tiene heridas que no cierran: “La policía tiró la vida de mi hermano con 21 años”

Comentarios()
Getty
El defensor de Valencia habló además sobre su dura infancia en una favela de San Pablo, sobre el hambre y el sacrificio de sus padres.

Detrás de un presente hay un pasado. Y detrás de un éxito hay una historia. Bien lo sabe Gabriel Paulista, quien, pese a estar contento con su rendimiento en Valencia, no logra cerrar heridas que dejó su infancia, esas lesiones que se acumulan y forman el peso de una gran mochila. “Mi hermano quiso ser futbolista, pero nadie le dio la oportunidad. La vida en la favela es muy difícil y él eligió mal camino. Empezó a hacer cosas malas. La policía tiró su vida con 21 años”, relató el defensor en una entrevista con As.

Nacido en San Pablo, hace 27 años, el futbolista del conjunto Che reconoce que su infancia y adolescencia “fue triste”, pero que se alegra al recordarla día a día. “Eso me da fuerzas para poder trabajar más, para valorar cada minuto de mi profesión. En el mundo hay mucha gente que está enferma y no puede hacer nada. Escuchar la historia de mi madre me da fuerzas”, afirmó el brasileño.

El jugador contó además que esa misma madre “quitaba el dinero de los desayunos” para que él pudiera entrenar. “Yo soy el pequeño de cinco hermanos. Vivíamos en una casa de madera que se inundaba cada vez que llovía. Ellos pasaron hambre… Por eso, cuando pierdo un partido, aunque me voy fastidiado, me paro y pienso en lo que pasó mi madre y me doy cuenta que nosotros tenemos otro partido pocos días después y que un mal día en el fútbol tiene solución”, remarcó el ex-Villarreal y Arsenal.

Cerrar