Francescoli: "Buscamos otros arqueros, pero no quisieron venir"

Comentarios()
Archivo
En medio de las críticas a Germán Lux, el manager de River reconoció que el santafesino nunca fue prioridad: "Hablé con Romero, Guzmán y Armani".

Germán Lux quedó en el centro de la polémica luego de sus actuaciones en la eliminación de River de la Copa Libertadores y en la caída contra Boca en el Superclásico. Y desde la dirigencia, lejos de salir a apoyarlo, lo dejaron expuesto casi como si hubiera sido un descarte: "Fuimos a buscar a otros arqueros, pero no quisieron venir. Lux llegó por una cuestión de necesidad", admitió Enzo Francescoli.

En diálogo con radio Late, el manager del Millonario explicó: "No encontrábamos un arquero en el mercado y Germán estaba terminando su contrato en Europa. Marcelo lo conocía, entonces coincidimos". Además, reconoció: "Yo hablé con Romero y Guzmán, que son jugadores de Selección, y con Armani, a quien convencieron de Nacional para que se quedara. Más allá de las ganas, de la voluntad, a veces no es sólo una cuestión económica".

El artículo sigue a continuación

Por otra parte, el uruguayo se refirió a los cuestionamientos que recibe el club por sus políticas de contrataciones en el último tiempo: "Todos aciertan y erran a la hora de incorporar, es imposible saber de antemano cómo va a funcionar un jugador. No me arrepiento de ninguna llegada, volvería a tomar las mismas decisiones". De todos modos, admitió algunos errores puntuales: "Con Mina nos equivocamos, fue un momento en el que nos habíamos quedado en la orilla de traer a Pinola y a Polenta y él había tenido una buena Libertadores. Yo me agarré de eso, Gallardo dudaba más, pero al final lo trajimos. Borré es una apuesta, le veíamos buenos movimientos, pero todavía no le encuentra la vuelta al fútbol argentino".

En tanto, respecto a los nombres que no llegaron, Francescoli fue muy crítico con Leonel Vangioni: "Desde el lugar del club es difícil. Uno hace un montón de esfuerzo y el jugador se va libre, pudiendo hacerlo de otra manera. Está bien, somos amigos para siempre, pero después cuando querés volver no me pidas tres millones de dólares. Es una cuestión de sentido común".

 

Cerrar