El tongo paraguayo: el partido arreglado entre Sol de América y Olimpia para eliminar a Colo Colo

Comentarios()
Web
Los equipos paraguayos se aprovecharon de la mala organización de la Copa de 1989 y el 5-4 clasificó a ambos a los octavos de final.

"Hay hechos que enorgullecen y otros que no. Y éste, claramente, es un hecho del que no me enorgullezco y del que me quiero librar", admite y -a la vez- no admite Sergio Markarian, entrenador por entonces de Sol de América.

¿Qué pasó? La mala organización que suele haber en los torneos sudamericanos no es algo de estos tiempos, sino que existió a lo largo de la historia. En 1989, los partidos que definían la suerte de los equipos en esta fase se jugaban en el mismo horario, pero lo definían entre los equipos del mismo país. En este caso, Sol de América y Olimpia compartían zona con Cobreloa y Colo Colo. 

Los de Calama lideraban el grupo y recibían al Cacique  para arruinarle la clasificación. Iban 24 minutos de los dos encuentros y en Paraguay, misteriosamente, se cortó la luz en el estadio. Más misteriosamente, el problema nunca se solucionó en el transcurso de esa noche, por lo que el árbitro Barrientos, también paraguayo, decidió suspenderlo y que se jueguen los 66 minutos restantes el día siguiente.

En Chile, Cobreloa lo igualó sobre la hora: 2-2. Las chances se reducían para los guaraníes: la única manera de que ambos clasificaran a octavos de final era que Olimpia perdiera ante Sol de América, pero marcando 4 o más goles. 

En esos 66 minutos se dio un sobreactuado 5-4 que eliminó a Colo Colo, pero que clasificó a ambos elencos participantes de aquel encuentro. "El partido de la vergüenza", titularon los propios medios paraguayos. 

Lo curioso es que ambos equipos siguieron su camino y se volvieron a cruzar, pero en cuartos de final: Olimpia ganó 2-0 en el primer encuentro y empataron 4-4 en la vuelta.

Próximo artículo:
Las predicciones del sorteo de la Copa América 2019
Próximo artículo:
Matías Suárez será refuerzo de River: "A Gallardo no podía decirle que no"
Próximo artículo:
Boca, entre la renovación y la continuidad
Próximo artículo:
Mariano, una opción "casi imposible" para la delantera del Real Betis
Próximo artículo:
Esa eterna expectativa llamada Coutinho
Cerrar