El PSV, el campeón menos vencedor de la Champions League

Comentarios()
Getty
El conjunto neerlandés puede catalogarse como el campeón más singular de toda la historia de la Copa de Europa.

LA ANÉCDOTA HISTÓRICA


El PSV podría ser catalogado como el campeón más peculiar de toda la historia de la Copa de Europa/ Champions League. Y es que el conjunto de Eindhoven se hizo con la ‘orejona’ en 1988 a base de empates, sin ganar ningún partido desde cuartos de final hasta el podio. Cabe recordar que por aquel entonces la Copa de Europa se disputaba en su totalidad en eliminatorias a doble partido en el que no había cabezas de serie y el valor de los goles en campo contrario era mayor que los logrados como local, en caso de igualdad. Circunstancia que aprovechó el cuadro de la Philips para escribir esta anécdota histórica.

Cómo ver el PSV - Barcelona en vivo y online

El equipo neerlandés superó en dieciseisavos de final de la Copa de Europa de la la temporada 1987-88 al Galatasaray con un apretado 3-2 en el global de la eliminatoria, después de lograr un 3-0 en el Philips Stadium que estuvo cerca de ser igualado con el 2-0 de Estambul.

La siguiente ronda, de octavos, fue la más tranquila de toda la temporada, con el Rapid como contrincante y un 4-1 de resultado global (1-2 en Viena para el PSV y 2-0 en casa). Aquel triunfo sería el último del conjunto rojiblanco en toda la competición.

Fue a partir de los cuartos de final cuando el PSV sumaba eliminaciones pese a empatar los partidos. La primera víctima fue el Girondins, que caía por un 1-1 global, debido al gol encajado en Francia.

El artículo sigue a continuación

Las semifinales tuvieron los mismos ingredientes y mismo marcador, siendo esta vez el Real Madrid de la Quinta del Buitre el que sufría las tablas en Chamartín a un tanto y el 0-0 en Eindhoven, condenando los intereses blancos.

¿A qué hora y por dónde echan el Barcelona - PSV?

Para redondear esta curiosa trayectoria europea, el PSV era fiel a sí mismo y no pasaban del cero a cero en los 120 minutos en la final de Stuttgart ante el Benfica, superando a los lusos en una tanda de penaltis sin errores para certificar el papel del campeón de Europa más singular, el que menos venció para levantar la 'orejona'.

Cerrar