Noticias En vivo
Liga Nacional

El fútbol hondureño, de luto: cuatro muertos tras un cruce de barras antes del clásico Olimpia - Motagua

23:19 CLST 18-08-19
Motagua Olimpia Honduras Incidentes 17082019
El micro del equipo visitante fue atacado por la barra local y se desató una batalla entre ambas hinchadas, que tuvo consecuencias trágicas.

Una vez más, la violencia en el fútbol deja consecuencias trágicas. Esta vez fue en Honduras, pero lo ocurrido suena familiar en cualquier parte: un enfrentamiento entre hinchas en la previa del clásico entre Olimpia y Motagua, que debía disputarse este sábado, dejó cuatro muertos y siete heridos.

Todo comenzó cuando el micro de Motagua fue atacado a piedrazos por la barra local, conocida como la Ultra Fiel, en las inmediaciones del Estadio Nacional de Tegucigalpa y tres futbolistas resultaron heridos: el argentino Jonathan Rougier, el paraguayo Roberto Moreira y el hondureño Emilio Izaguirre debieron ser trasladados a un hospital para ser tratados por diversos cortes generados por los vidrios que se rompieron con los proyectiles. Ante esta situación, el equipo visitante desistió de llegar al estadio y decidió regresar a su concentración.

Enterada de la situación, la hinchada de Motagua que esperaba en el estadio por el inicio del partido salió a hacer justicia por mano propia y se produjo un feroz cruce con los locales, que incluyó disparos de armas de fuego y ataques con arma blanca. Producto del enfrentamiento murieron Carlos Fernando Alvarado, de 26 años; Jefferson Banegas, de 24 y Estiven Martínez y David Antonio Zúñiga, ambos de 22; todos pertenecientes a la Ultra Fiel.

Luego de los incidentes, Pedro Troglio, DT de Olimpia, contó cómo se vivió la situación en el vestuario local: "Estábamos en el vestuario y nos enteramos de lo que había pasado con el micro de Motagua. Cuando lo supo la gente empezaron los gases lacrimógenos y las corridas. Y a la salida, se cruzaron las barras. Nosotros no podíamos salir del vestuario porque la puerta daba a la salida de la gente de Motagua, pensábamos que podía pasar cualquier cosa, porque la gente golpeaba las puertas. Fue un momento muy fuerte, el gas también nos llegó adentro. El partido estaba estipulado para las 19.30, los incidentes empezaron a las 19 y nosotros pudimos salir recién a las 21, cuando ya habían sacado a toda la gente".