Disfrute y ser uno más: el nuevo Tevez que busca volver a conquistar a su gente

Comentarios()
EITAN ABRAMOVICH/AFP/Getty Images
Carlitos volvió al Xeneize y fue presentado con un cambio de discurso de 180 grados. El ídolo que quiere volver a ser.

El presidente Daniel Angelici hizo un prólogo. La sala de la conferencia estaba repleta de periodistas, aplaudidores e hinchas. El estadio estaba colmado. No entraba un alma más para recibir a un ídolo que ganó todo en el club y que lleva los colores impregnados en la piel. Carlitos Tevez era nuevo jugador de Boca, volvía de la Juventus e ilusionaba a todos los suyos. Y tampoco le molestaba generar todo eso.

Era todo un evento. Incluso había presentadores. El excéntrico Ari Paluch manejó las primeras preguntas, se movió por la sala de la conferencia libremente. Meses más tarde estuvo en el centro de la polémica tras conducir también el evento del campeón. 

"El mundo Boca me comió. Ahora estoy maduro y es difícil que eso vuelva a ocurrir", confesó Carlitos. Un año y medio después, los hechos iban a demostar que se equivocaba. Con un perfil altísimo, el Apache volvió. Hasta se animó a pedir por el presidente en la conferencia. "Ahora hay que convencerlo a él de que siga", dijo antes de que la mitad de la sala estalle en aplausos y gritos, en medio de un año ultra politizado en el Xeneize.

Este regreso fue diferente. Se quitó todo tipo de protagonismo e intentó que todo sea como la presentación de un refuerzo más. De hecho, compartió la conferencia con Emmanuel Mas, una incorporación que llegó sin hacer tanto ruido, y hasta fue el último en empezar a contestar las preguntas. 

Tevez Angelici Mas Boca 09012018

El artículo sigue a continuación

Previo a cada respuesta, el Apache pensaba dos segundos, respiraba y recién respondía. Tal como lo hacen los políticos, para elaborar bien la estrategia y el discurso que deben llevar a cabo para convencer al paradestinatario, reforzar al prodestinatario y enemistar con el contradestinatario.

El nuevo Carlitos es un jugador más. Y su discurso llegó hasta diferentes gestos: no pidió la camiseta número 10 que ya la tenía ocupada Cardona, pese a que el colombiano había dicho que se la cedía sin problemas, y tampoco será el capitán de un equipo que lo tomará como referente más allá de si tiene la cinta o no. 

Los motivos de este cambio son varios: Tevez perdió terreno como ídolo del club tras su desprolija salida a China, sus contradicciones y hasta una pelea mediática con Riquelme. Su llegada generó felicidad en el hincha a pesar de todo, pero sabe que para volver a meterse en el corazón de su gente, lo debe haberse a fuerza de fútbol, goles y despliegue en la cancha, nada fuera de ella.

Cerrar