Colo Colo, entre la vergüenza y la historia

Comentarios()
Getty
Pese a que el Cacique logró meterse entre los ocho mejores del continente, después de 21 años, registra la segunda peor racha desde su fundación.

En el Allianz Parque no hubo espacio para la hazaña. Apenas el técnico de Colo Colo, Héctor Tapia, propuso un discreto planteamiento táctico ante Palmeiras, el Cacique sabía que su sueño de avanzar a semifinales de la Copa Libertadores se derrumbaba.

En apenas 180 minutos, el poderío del equipo de Luiz Felipe Scolari puso a los albos frente a su propia historia. "Perdimos contra un Palmeiras que fue el mejor en la fase regular y que es el mejor de la Libertadores", dijo un resignado Jorge Valdivia tras el 4-0 global.

Pese a ello, es innegable que el conjunto de Macul hizo historia. El DT logró enmendar el rumbo de su escuadra en el certamen copero, tras la salida de Pablo Guede, y lo metió, por primera vez en 21 años, entre los ocho mejores del continente.

Y es que con el argentino, el club Popular no sumó victorias. Desde la llegada de Tito, el Cacique fue uno de los ocho clubes chilenos que siguió en carrera en torneos internacionales: clasificó a octavos de final, después de once años, gracias a los triunfos ante Delfín en Manta, Bolívar en el Monumental y el empate ante Atlético Nacional en Medellín. Es decir, sumó siete puntos de nueve posibles.

Hasta ahí, toda una proeza. Eso, considerando que no sólo dejó después en el camino a Corinthians, sino que además, remató como el octavo mejor club de América, detrás de conjuntos brasileños y argentinos. Algo que no pudo, por ejemplo, Universidad de Chile, otro de los grandes clubes del balompié nacional. La U se quedó en la fase de grupos e incluso grabó su nombre en el certamen tras sufrir la peor paliza en la historia de la competencia e inédita en los azules: un 7-0 ante Cruzeiro que difícilmente sus hinchas podrán olvidar.

Sin embargo, esta derrota frente al Verdao le significó al conjunto blanco encadenar seis caídas en línea. Tras vencer al Romántico Viajero, en el pasado Superclásico del pasado 25 de agosto, los albos no han vuelto a los abrazos. Corinthians (2-1), Everton (4-2), Palmeiras (2-0), Antofagasta (4-3), Universidad Católica (1-0) y el equipo de Felipao (2-0) fueron sus verdugos.

Esta seguidilla de malos resultados terminó siendo la segunda peor racha desde la fundación del club, en 1925. Y es que hay que remontarse a 1974, 44 años atrás, para recordar una magra campaña. Ese año, el Cacique alcanzó ocho derrotas consecutivas tras perder un encuentro en el campeonato local, uno de Copa Chile y seis en la Libertadores, donde compartió grupo con Unión EspañolaHuracán y Rosario Central.

El artículo sigue a continuación

"De esto se sale trabajando, no queda otra, hay que seguir. La racha negativa se supera trabajando, es de la única manera que podemos hacerlo. Nos vamos tristes, pero orgullosos porque lo dimos todo. Esperemos que en el Campeonato Nacional vuelvan los resultados positivos", apuntó e Mago.

Ahora, a los blancos les queda dar vuelta la página y pelear por un boleto a los torneos internacionales de 2019. No será fácil. Marchan en la sexta posición, a 15 unidades del líder, y no tienen asegurado un lugar. Y es que según el reglamento; el campeón, el segundo y el tercero irán a la Libertadores, mientras que el cuarto, quinto, sexto y el séptimo se inscriben en la Copa Sudamericana.

Este domingo, el cuadro de Pedrero recibe sin su hinchada (por sanción), y sin su goleador Esteban Paredes a Unión Española, uno de los rivales directos en la lucha. Los hispanos tienen 34 puntos, dos unidades menos que los albos, mientras que Huachipato intentará, con 33 positivos y en el octavo lugar, meterse en la disputa. Una tarea titánica y el premio de consuelo al que puede aspirar después de convivir entre la vergüenza y la historia.

Cerrar