A Vinicius le faltaba cocción... y también un plan

Comentarios()
Getty Images
Más allá de la falta de minutos, el Real Madrid desconfiaba por el nulo plan de desarrollo de Lopetegui para el brasileño. Solari podrá impulsarle

LA INTRAHISTORIA

“Vinicius es un miembro más de la plantilla, es muy joven y muy talentoso. Tiene mucho por aprender, pero también mucho por dar. Ahora y en el futuro. Si está aquí es porque tiene el nivel”. Quien hablaba era Santiago Solari, en su primera intervención pública como nuevo entrenador del Real Madrid este martes. El argentino es el técnico con el que más ha jugado Vinicius esta temporada (cinco partidos). El que más le ha disfrutado, por tanto. Para el Castilla, claro. Y quizás por eso, el primer mensaje de Solari desde el primer equipo siguió la línea de cautela que había marcado a fuego Lopetegui: juventud, aprendizaje, paciencia. Aunque, eso sí, con un matiz muy llamativo: "también tiene mucho por dar". Es decir, le añade el término presente a la ecuación. Un matiz que añade un un punto más de sensibilidad para con el desarrollo del brasileño de parte del ‘Indiecito’. Un matiz celebrado en el Real Madrid.

Solari: "¿Mi idea? Ir a Melilla y jugar con dos cojones"

Es vox populi que en la planta noble del Bernabéu desconcertaba la gestión que estaba haciendo Julen Lopetegui de las apariciones de Vinicius. Un jugador muy joven, pero que había deslumbrado ya en Brasil, pisando estadios míticos como Maracaná luciendo galones. No es Neymar. Ni Cristiano. Pero su proyección, y sus actuaciones en el Castilla invitaban a darle algo más que apenas doce minutos de juego en dos meses y medio de competición. Así se antojaba desde el exterior. Y así lo creían también desde el propio Real Madrid.

Sin embargo, según pudo saber Goal , en el club no sólo desconcertaba la falta de oportunidades y minutos como tales, sino también la falta de un plan específico de integración y desarrollo para Vinicius a corto, medio y largo plazo. La decisión consensuada fue que, para ayudar a su adaptación, jugaría para el Castilla cuando no lo fuera a hacer para el primer equipo. Hasta ahí lo que todos conocían. Pero es que nunca más se profundizó en ese boceto inicial. Nunca más se celebraron reuniones conjuntas para evaluar la progresión o las necesidades para con Vinicius más allá del despacho de Julen Lopetegui. Únicamente el técnico vasco asumía la decisión. Y sólo la comunicaba el día de antes de los partidos. Lo que, sumado a las nulas alternativas, no hizo sino acrecentar aún más las dudas por cómo estaba tratando el porvenir de una apuesta de las fuertes en el Real Madrid.

2018-10-14 vinicius real madrid

El colmo de esa desconfianza fue lo sucedido la semana del Clásico. El club recurrió la sanción a Vinicius por su expulsión con el Castilla para que pudiera estar disponible bien el domingo ante el Barcelona, o bien el sábado ante el Fuenlabrada. Lopetegui decidió concentrarle con el primer equipo para luego dejarle en la grada del Camp Nou. O lo que es lo mismo, que esta última jornada ni jugó para el primer equipo, ni tampoco Solari pudo disfrutar de él en el equipo filial (que cosechó su primera derrota). Redundando así en lo que entendían que era un nulo plan de desarrollo para el brasileño. Incluso, por qué no también, confirmando que se estaba convirtiendo en un arma arrojadiza en unos últimos días de cuchillos largos en el club blanco.

Y a Vinicius se le puede imputar poca responsabilidad en la crisis actual del Real Madrid. Ni es uno de los ocho candidatos al Balón de Oro de la plantilla, ni ha participado de los nefastos resultados blancos. Pero indirectamente sí que ha influido en una menuda porción de la destitución última de Lopetegui. Desde ya, Solari pasa a ser el primer plan para Vinicius desde que llegó al Real Madrid. Justo cuando ahora comienza también la Copa del Rey, que es el entorno ideal para introducir un nuevo y anhelado marco de actuación.

Cerrar