A un año del traspaso de Coutinho: de fichaje estrella a suplente de lujo

Comentarios()
El 6 de enero de 2018 y culebrón eterno mediante, el Barcelona anunciaba la contratación del brasileño procedente del Liverpool en 160 millones.

Un culebrón eterno después, Barcelona hacía oficial la contratación de Philippe Coutinho el 6 de enero de 2018. El centrocampista brasileño llegaba procedente del Liverpool exactamente hace un año y firmaba hasta el 30 de junio de 2023 con el conjunto catalán.

El jugador aterrizaba en el Camp Nou con 25 años y se convertía en el fichaje más caro de la historia del Barcelona, que pagaba a los Reds 160 millones de euros entre el coste fijo y algunas variables. Los catalanes ya habían intentado cerrar el traspaso del brasileño seis meses antes, cuando a finales de agosto de 2017 el Liverpool se negaba a escuchar las ofertas y sólo aceptaba traspasarlo en el mercado de invierno.

Fue un fichaje que el Barça lo quiso sí o sí. No le importó al cuadro azulgrana que Coutinho no pudiera disputar para ellos la UEFA Champions League, competición en la que ya había defendido los colores del Liverpool durante aquella campaña 2017/18. 

365 días después, Coutinho pasó de ser una contratación estelar a ser un suplente de lujo. Su último gol con la camiseta del campeón liguero fue en el 5 a 1 al Real Madrid del pasado 28 de octubre. Desde entonces no ha marcado ni una sola vez, si bien es cierto que en la derrota ante el Betis y en el empate a domicilio del Atlético estuvo ausente por culpa de un desgarro muscular.

El ex del Espanyol da muestras de haberse estancado a pesar de contar con prácticamente los mismos minutos que Leo Messi y Ousmane Dembélé le ha adelantado por la derecha a base de golazos en los últimos partidos. Incluso Arturo Vidal está por delante suyo en la consideración de Valverde. Cabe señalar que hubo partidos en los que Coutinho jugó por detrás del tridente que componen Messi, Dembélé y Suárez.

Esta temporada, Coutinho ha demostrado poco, goles al margen, y sólo ha podido asegurarse un lugar en el banquillo. Como el que ocupa este domingo en el Coliseum Alfonso Pérez apenas un año después de costarle 160 millones de euros al Barcelona. 

Cerrar