O'Higgins es el Supercampeón del fútbol chileno

Los celestes superaron en los lanzamientos penales a Deportes Iquique y obtuvieron la Supercopa.

O'Higgins es el Supercampeón. El elenco de Rancagua superó en una emocionante definición a penales por 3-2 a Deportes Iquique tras igualar 1-1 en el tiempo reglamentario y conquistó la Supercopa, que se disputó en el estadio San Carlos de Apoquindo.

El partido fue de ida y vuelta en la primera mitad, donde ambos elencos salieron con todo en la búsqueda de la victoria para obtener el último trofeo que estaba en disputa en el primer semestre.

Fueron los "Dragones Celestes" quienes dieron el primer golpe y a los seis minutos, tras una gran jugada personal, el volante Rodrigo Díaz abrió el marcador.

Eduardo Berizzo, quien se despedía de la banca celeste no se desesperó y le pidió a sus pupilos que mantuvieran la presión en campo rival. El primer aviso llegó a los 33 minutos con un disparo de Braulio Leal que contuvo en dos oportunidades el disparo del volante.

Y a los 39' llegó la igualdad. Luis Pedro Figueroa encontró el balón en la entrada del área y con un disparo de derecha venció a Naranjo. El propio Figueroa pudo desnivelar el marcador tres minutos más tarde, pero no pudo ante el achique del portero.

Antes de que finalizara la primera mitad, Gonzalo Barriga se perdió un gol de forma increíble, ya que entró sin marca, pero definió muy mal ante el meta iquiqueño.

En el complemento el partido bajó en intensidad y los equipos no se generaron ocasiones claras para desnivelar el marcador.

El duelo se disputó en la mitad de la cancha y con poca claridad en los pórticos y en los últimos minutos ambos elencos optaron por definir al campeón de la Supercopa desde el punto penal.

En la tanda de los 12 pasos la imprecisión y nervios jugaron en contra en los jugadores de ambos equipos, ya que en O'Higgins fallaron Diego Chaves, Nicolás Vargas y Mariano Uglessich.

Mientras que en Iquique erraron, Mauricio Zenteno, Santiago Romero, Rodrigo Díaz y Rodrigo Brito y gracias a los tantos de Yerson Opazo, Osman Huerta y Luis Pedro Figueroa, los rancagüinos obtuvieron la Supercopa.