La violencia dijo presente en la final chilena

"Hinchas" de la Universidad Católica ingresaron a la cancha del Estadio Nacional para increpar y agredir a los jugadores de O´Higgins.
Fresco es el recuerdo de la batalla campal entre los torcedores de Vasco da Gama y Atlético Paranaense, hechos que se produjeron el último fin de semana. Ahora, en el descenlace del Apertura chileno, delincuentes ingresaron a la cancha luego de que O'Higgins derrotara 1-0 a Universidad Católica y conquistara así la primera estrella de su historia.

Otro que estuvo involucrado en la violencia dentro del estadio fue el jugador "cruzado" Michael Ríos, ya que el mediocampista se lanzó contra el arquero de O´Higgins, Paulo Garcés, para increparlo y darle un golpe en su rostro, una imagen clara de la frustración de un nuevo subcampeonato.

Tras unos minutos, la fuerza policial debió actuar para sacar a aquellos que invadieron el campo de juego. Con este episodio, se generó la crítica al Plan Estadio Seguro, el cual al parecer no estuvo a la altura de una final, ya que las medidas de seguridad fueron sobrepasadas.