Miguel Ponce asume el mando de la Sub 17

El ex técnico de San Luis, San Felipe y La Serena fue confirmado esta tarde como nuevo adiestrador de la selección juvenil que será anfitriona del Mundial de la categoría.

Tras el rotundo fracaso de Alfredo Grelak en el último sudamericano Sub 17 donde cosechó solo derrotas en cuatro partidos, la ANFP trabajó con urgencia en la búsqueda del reemplazante de cara al Mundial de la categoría a realizarse en suelo nacional en octubre próximo. Fue así que esta tarde se confirmó a Miguel Ponce para tomar el mando de la selección juvenil que será anfitriona en la próxima cita planetaria.

El ex adiestrador de San Luis, San Felipe y La Serena tendrá la difícil misión de levantar el rendimiento del equipo, el cual alcanzó un 26% en 103 partidos en todo el proceso encabezado por el ex jefe técnico de las selecciones menores, Hugo Tocalli.

Durante su presentación, el ex lateral izquierdo afirmó que "Es un día muy especial para mí. Asumir en la Sub 17 es uno de los momentos más importantes de mi carrera". "Los resultados son urgentes y si estoy acá es porque corro el riesgo", agregó.

"En todos los equipos en los que he estado he manifestado mi interés y mi preocupación por la labor formativa. Me siento muy privilegiado de dirigir en un Mundial", cerró.

Por su parte, el presidente de la ANFP, Sergio Jadue, dijo: "Confiamos plenamente en las capacidades de Miguel Ponce para conducir al equipo".

El "Chueco" 
es un ex futbolista que jugó en Universidad Católica, Deportes Temuco, Everton y Universidad de Chile. Además, fue seleccionado nacional en la Copa América de 1997 y en las clasificatorias para Francia 98.

Como entrenador, logró el título del Campeonato de Apertura de la Primera B con San Luis de Quillota (2013-2014), segundo club a su cargo tras Deportes La Serena entre 2011 y 2012 para finalizar en Unión San Felipe el 2015, donde fue destituido luego de dejar al "Uní-Uní" en el segundo lugar de la tabla con 40 puntos, a ocho del líder San Luis, con un registro de 13 partidos ganados, un empate y ocho derrotas, culminando con un 57, 69% de rendimiento.

Como jugador, logró la Copa Chile (1991) y los torneos de Apertura (2002) y Clausura (2005) defendiendo la casaquilla de Universidad Católica. Además las liguillas Pre-Libertadores (1998) y Pre-Sudamericana del 2003 con los cruzados. En 1995 ganó el título de la Primera División junto a Universidad de Chile.