Villarreal 2-2 Real Madrid: Luces y sombras en el ensayo para Kiev
Última actualización
Los blancos firman tablas después de adelantarse con goles de Cristiano y Bale. El ‘Submarino’ empató gracias a Roger Martínez y Samu Castillejo

El Real Madrid se dejó remontar una renta de dos goles a favor en su enfrentamiento contra el Villarreal (2-2), el último ensayo previo a la final de la Champions League contra el Liverpool. El equipo blanco fue de más a menos a lo largo del partido, exhibiéndose en el primer periodo con un fútbol asociativo, y confiándose en una segunda mitad en la que la marcha de Cristiano Ronaldo y de Luka Modric acabó por dejar una versión más floja que sí supo aprovechar el Villarreal.

El agridulce debut de Luca Zidane: Así jugó el hijo del entrenador del Real Madrid

Con los ojos puestos en la mencionada final de Kiev, Zinedine Zidane quiso dar minutos de rodaje a los jugadores que fácilmente pueden formar parte del once titular que disponga contra el Liverpool. Con la única novedad de Luca Zidane bajo palos, en el que fue el debut del segundo hijo de Zinedine en partido oficial tras el estreno de Enzo hace ya unas temporadas, y sin Karim Benzema, una suplencia que empieza a coger fuerza en las últimas semanas, el Real Madrid fue de más a menos, con una prodigiosa primera parte y un gaseoso segundo periodo.

Gareth Bale formó parte de ese primer tiempo de ensueño del Real Madrid. El galés está llegando a la recta final de la temporada con un esplendoroso estado de forma y de gracia que refuerza su candidatura a la titularidad para la final de la Champions League. Cuando el Real Madrid comenzaba a ganar terreno y a mostrarse cómodo sobre el campo, llegó el ‘11’ para dejar patente esa superioridad. Aprovechó una asistencia filtrada por Luka Modric, sentó a Bonera con un amago sin tocar el balón y cruzó su disparo para batir a Andrés Fernández, marcando por cuarta jornada consecutiva, lo que es su mejor racha desde marzo de 2016.

Sergio Ramos Luca Zidane Real Madrid

El artículo sigue a continuación

A la fiesta quiso sumarse también Cristiano Ronaldo, que regresaba tras dos jornadas de descanso por un leve esguince de tobillo sufrido durante el Clásico contra el Barça en el Camp Nou. El luso demuestra que no necesita puestas a punto. La inactividad no le pasa factura. Lució una versión más asociativa, cayendo a bandas para facilitar las construcciones en ataque. Fue así como Isco montó la apertura de una jugada que acabó con Marcelo asistiendo de exterior y con ‘CR7’ cabeceando a gol. El clásico ‘pim, pam, pum’ que tanto gusta en Chamartín.

Con la labor cumplida antes del paso por los vestuarios, el segundo acto dejó a un Real Madrid mucho más comedido, que no arriesgaba en los duelos individuales y que mataba el ritmo cuando el partido cogía ciertas pulsaciones. Programó Zidane una hora de juego para Cristiano Ronaldo y para Luka Modric, con la finalidad de tener minutos de competición y otorgar descanso después. Sin ellos, el cuadro madrileño perdió frescura y presencia a partes iguales. Bajó los brazos, dándose por satisfecho con la renta de goles y se encontró con un Villarreal al que hay que matarlo dos veces antes de firmarle el parte de defunción. La entrada de Roger Martínez reactivó al ‘Submarino’ y suyo fue el gol que lideró la remontada. El colombiano se estrenó en Primera con un gol que clavó en la escuadra, donde nada pudo hacer Luca Zidane.

Donde sí pudo hacerlo fue en el segundo gol. Samu Castillejo vino a confirmar lo que el Villarreal necesitaba: chispa. Una mala colocación de la defensa del Real Madrid, tirando mal el fuera de juego, fue aprovechado por el exfutbolista del Málaga. Se anticipó a una mala salida de Luca Zidane, lo dejó por el camino y empujó el balón para firmar el empate que llevó la locura a la grada. El resultado genera ciertas dudas a un Real Madrid que tuvo luces y sombras a escasos días de la final de Champions.

Comentarios ()