Marcos Díaz, el reemplazante del irremplazable de Boca
Marcos Diaz Talleres Boca Superliga 02022020
Getty
El ex-Huracán demostró que está para pelear el puesto: dos avivadas suyas le dieron el triunfo al Xeneize y completó otra buena actuación.

El recuerdo de Marcos Díaz en el arco de Boca no era el mejor: había atajado en un empate ante Aldosivi, en abril de 2019, por la Superlia, y, luego, en el triunfo ante Estudiantes de Río Cuarto y en la eliminación ante Almagro en la Copa Argentina. Tal vez por eso fue que la tempranera lesión de Esteban Andrada, que enseguida lo marginó del inicio de la era de Miguel Ángel Russo, generaba preocupación.

A la mala primera experiencia de Díaz bajo los tres palos se sumaron las suspicacias: su llegada, libre desde Huracán, parecía ser un capricho de Gustavo Alfaro más que una necesidad para el plantel y su rendimiento no modificaba el relato. El gran nivel de Andrada, igualmente, lo obligó a sentarse en el banco durante casi todo el año. Y finalmente, el que le dio la oportunidad no fue su exentrenador, sino una combinación entre el esguince de rodilla del '1' y el arribo de Miguel Ángel Russo a la conducción técnica.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🧤💪 @marcosguillermodiaz

El artículo sigue a continuación

Una publicación compartida por Boca Juniors (@bocajrsoficial) el

Lo puso en los dos amistosos y le renovó la confianza en el inicio del campeonato. Fue una de los grandes culpables de que ante Independiente se haya mantenido el cero en el arco, cuando el encuentro se complicó tras la expulsión de Izquierdoz, con dos grandes atajadas ante Silvio Romero y Pablo Pérez. Fue ante Talleres, de cualquier manera, cuando ratificó su buen momento: no solo salvó al equipo cuando la T se embalentó y encontró espacios buscando el empate, sino que los dos tantos del Xeneize fueron gracias a un par de avivadas suyas. En el 1-0, salió rápido por lo bajo con Salvio y generó un contragolpe letal para que Villa defina solo contra el arquero; y en el 2-0 tiró un buen pelotazo que a más de uno hizo acordar a Abbondanzieri para que el colombiano la domine mano a mano de frente al arco y asista a Tevez para que pueda definir con todo el tiempo del mundo.

A Marcos Díaz no le pesó ser el titular y se bancó la presión. Se puso el buzo, la '12' en la espalda y a sus atajadas le sumó la importancia de una buena pegada y la rapidez para salir jugando. Al final, el irremplazable Andrada sí tenía reemplazo.

Comentarios ()