La figura menos esperada: Boca acelera al ritmo de Reynoso
Prensa Boca Juniors
El golazo de Bebelo no hace más que confirmar el gran momento que atraviesa el volante: cómo hizo Alfaro para recuperarlo.

Cuando preguntan cómo hizo Gustavo Alfaro para recuperarlo, la respuesta de cualquier interlocutor sigue una misma línea: la de la confianza. Emanuel Reynoso no tendrá uno de esos rutilantes apellidos que siempre meten presión en Boca, pero desde la llegada del nuevo cuerpo técnico se convirtió en una pieza fundamental. Y esa curva de crecimiento que viene manteniendo, el volante tuvo su punto cúlmine en Tucumán, ante San Martín.

Bebelo no es el jugador más desequilbrante. Tampoco es de esos que se corren toda la cancha para recuperar una pelota. Muchas veces -o muchos minutos-, pasa desapercibido. Lo suyo son las pinceladas. Aportar ese pase que, a veces, entre tanto nombre con tanta jerarquería, cuesta conseguir. Allí reside la importancia del cordobés para el DT: aunque parezca extraño, lo ve como el único que puede darle esa característica dentro del plantel. 

Con Guillermo Barros Schelotto, jugó apenas 15 partidos a lo largo de todo el 2018. Con Alfaro, lleva 10 en dos meses. Ya en la pretemporada se evidenciaba que el ex-Talleres iba a ser uno de los grandes protagonistas del resurgimiento: la misión para recuperarlo inició con charlas privadas y videos de otros jugadores para mostrarle qué eran lo que querían de él. La borghiana definición del entrenador -"cuando se para, te das cuenta que es la más linda del baile"- responde a cómo el grupo trata al mediocampista: en los entrenamientos, todos quieren jugar con él. Y eso se traduce directamente en cada partido de este nuevo ciclo.

El golazo que más de uno quiso comparar con el de Messi a Betis no hace más que confirmar el extraordinario momento de Reynoso. Es la coronación de un trabajo que empezó en enero y que en menos de dos meses empieza a dar sus frutos. 

Comentarios ()