River no pudo con Central y todo vuelve a depender de Boca
River Plate
El Millonario, que la pasó mal por momentos, tuvo algunas chances para ganarlo pero empató como local y no logró descontarle al Xeneize, que respira.

Con el empate de Boca del sábado frente a Huracán, el campeonato había pasado a depender de River. Si el Millonario ganaba todos los partidos que le quedaban, iba a ser campeón, sin importar lo que pasara con el resto. Pero el conjunto de Marcelo Gallardo no pudo con Rosario Central, empató 0-0 y le devolvió la llave del título al Xeneize: aunque el equipo de Núñez gane el miércoles en Tucumán, no podrá ser puntero.

El primer tiempo le costó demasiado a un equipo del Muñeco que se había acostumbrado a ser dominador absoluto de sus partidos. Porque el Canalla salió a disputarle la tenencia de la pelota y en el local la pelota pasaba mucho más tiempo por los pies de un hombre de recuperación, como Ponzio, que por los de Nacho Fernández y el Pity Martínez, los encargados de la generación de juego. Así, las más claras de la primera parte fueron para el conjunto rosarino, que tuvo su mejor ocasión en los pies de Teo Gutiérrez, que definió demasiado suave ante Batalla, y pudo haber lastimado en dos jugadas donde el árbitro cobró equivocadamente posición adelantada.

En el complemento, River siguió con problemas para crear pero, empujado por sus hinchas, se plantó mucho más agresivamente dentro de la cancha. Y aún sin ser ampliamente superior a su rival, comenzó a generar situaciones cada vez más claras. Driussi pegó un tiro en el palo, el Ruso Rodríguez le tapó un gran remate cruzado a Alario y Driussi, de vuelta, cabeceó apenas afuera del palo. Sin embargo, el gol nunca llegó y el que festejó en la noche del domingo fue Boca.

Comentarios ()