Racing y Defensa y Justicia cerraron el campeonato a puro fútbol
Daniel Jayo/Getty Images
En un partido sin demasiado en juego, el campeón y su escolta brindaron un espectáculo a la altura de sus enormes campañas.

A los hinchas de Racing poco le importaba este partido en sí, ya que solo era una excusa para completar una semana a puro festejo. Tampoco a los de Defensa y Justicia, que más allá del resultado, pendulan entre la bronca por la oportunidad y el orgullo de una campaña histórica. Y para los neutrales, un lamento: no poder ver un duelo real entre los que fueron, por amplia diferencia, los dos mejores equipos de la Superliga.

Pero no todo fue decepción, porque fieles a su estilo, el encuentro fue por momentos espectacular, de ida y vuelta y con las serias ganas de quedarse con la última alegría de la temporada de parte de ambos. Tuvo lapsos donde también se asemejó al All Star Game de la NBA, con los jugadores descontracturados y las tribunas colmadas jugando su partido a puro homenaje, pero el fútbol estuvo presente todo el tiempo.

La Academia, con su equilibrio que por momentos, cuando acelera, arrasa. El Halcón, con su fútbol de alto vuelo que ya dejó de ser humilde para transformarse en una realidad. Y Unsain, que merece mención especial, que quiso demostrar su altísimo nivel con una noche casi soñada, con atajadas dignas de un arquero de Selección y que mantuvieron el cero incluso con el remate a quemarropas de Solari, en el que Cristaldo aprovechó el rebote para poder abrir el marcador.

Sin embargo, el equipo de Varela no se rindió y fue por el empate que consiguió con el cabezazo de Matías Rojas, que sumó a su pegada prodigiosa una aparición en posición de centrodelantero. El final fue similar al último tramo del campeonato: palo y palo, dejando todo por el triunfo que, más allá de la estadística, iba a ser el broche de oro para campañas que quedarán en la historia de cada club.

Comentarios ()