Candidato arriba, débil abajo: Boca pasó a cuartos pero dejó dudas
AFP
El Xeneize empató en Paraguay y logró la clasificación a la siguiente fase, pero sufrió más de la cuenta. ¿Le alcanza para ir a Brasil?

El 2-0 que Boca había logrado en la ida invitaba a imaginar un partido de pierna fuerte y mucho corazón. Pero los equipos de Guillermo Barros Schelotto no están acostumbrados a especular: en el mismo partido, el Xeneize demostró todo el poder de fuego que tiene en ataque y todas las dificultades que evidencia en el fondo para lograr la clasificación a cuartos de final.

El conjunto del Mellizo arrancó perdiendo, lo dio vuelta, se lo empataron y lo terminó ganando. En el medio, sufrió: el Gumarelo estuvo cerca en más de una ocasión de meter mayor presión. El flojo partido de Paolo Goltz, junto con los descuidos a las espaldas de los laterales y las continuas complicaciones en las pelotas paradas, dejaron expuesta a una última línea. El 1-0 tempranero y los embates en el complemento con el encuentro igualado habrían tenido otro significado de no ser por el resultado de la ida.

Pero arriba es otra historia. Todas las dudas que tiene abajo las resuelven los delanteros: la calidad de Zárate, el oportunismo de Benedetto, la determinación de Pavón... Aceleró, lo dio vuelta y se sacó el problema de encima en el primer tiempo y en el segundo, cuando sufría. Hasta Tevez se dio el gusto de hacer un gol y Cardona de picar un penal.

Boca tiene una ofensiva que lo convierte en candidato, pero una defensa endeble que complica más de la cuenta sus intenciones. Ahora, debe viajar a Brasil para enfrentar a Cruzeiro. ¿Seguirá alcanzando con las individualidades?

Comentarios ()