Levante 1-3 Real Sociedad: Garitano toca la tecla correcta
Los cambios del técnico reactivan al equipo donostiarra, que da la vuelta al marcador para romper una racha de cuatro partidos consecutivos sin ganar.

La Real Sociedad ha conseguido llevarse los tres puntos en su visita al Ciutat de Valencia al ganar al Levante (1-3) en un partido que necesitó remontar y que no lo consiguió hasta que Asier Garitano supo tocar las teclas correctas para lucir una versión arrolladora en ataque que fue incapaz de neutralizar el desgastado equipo de Paco López, que terminó por abocarse a un conformismo que le costó la victoria.

ASÍ QUEDA LA CLASIFICACIÓN

Pese a la novedad del dibujo utilizado por Paco López en la previa, con la inclusión de un voluntarioso Emmanuel Boateng y un José Luis Morales acostado en la banda izquierda, totalmente comprometido en las tareas defensivas, el Levante no especuló con el resultado y presionó desde el inicio a una voluble Real Sociedad, que cuando se enteró de que había que competir se encontró ya por detrás en el marcador. Apenas pasaron cuatro minutos desde el pitido de Medié Jiménez para que los locales, después de varias asociaciones por la derecha, se adelantaran por medio de Chema Rodríguez a través de un zapatazo seco con el que batió a Miguel Ángel Moyá.

La propuesta de Asier Garitano en el primer periodo, excesivamente amarrategui, no encontró el estímulo para crear un patrón de juego concreto ni la manera de frenar a un Levante vertical, con fluidez cada vez que superaba la mitad del campo. El dinamismo de los granotas fue un arma de destrucción masiva para un equipo desordenado, roto en todas sus líneas y con graves problemas cuando tenía el balón en sus pies. Más allá de las subidas de Theo Hernández rompiendo líneas desde atrás con su velocidad o los intentos de un talentoso Mikel Oyarzabal por hacer fluir a su equipo, los donostiarras no consiguieron aportar más alternativas que argumentasen su pobre construcción en campo contrario.

GARITANO REACTIVA A LA REAL

El paso por los vestuarios permitió a Garitano reconstruir el planteamiento inicial, descartando la apuesta por los tres centrales con dos carrileros largos. Gorosabel, que siempre fue a remolque del vértigo que imprimía Morales desde la izquierda, dejó su puesto a un Zurutuza que otorgó más presencia a la Real Sociedad en la sala de mandos. No fue suficiente, pues el técnico de Vergara tuvo que dar la alternativa a un Juanmi que acostumbra a agitar los partidos en los segundos periodos.

El artículo sigue a continuación

La presencia de futbolistas de un perfil mucho más ofensivo derivó en que el equipo blanquiazul tuviese una mayor presencia en el campo de su rival. El Levante, ciertamente conformista por el resultado, terminó por ceder unos metros que significaron su condena final. A falta de veinte minutos para la conclusión, los de Garitano empataron el partido mediante una buena circulación que empezó en los pies de Januzaj y que acabó con un pase de Oyarzabal hacia atrás para la llegada de un Theo Hernández que conectó de primeras su remate para batir a Oier.

Pensaba Paco López en amarrar un valioso punto y apostó por la entrada de Coke Andujar en detrimento de Borja Mayoral, replegando filas y reforzando el sistema defensivo. De nada le sirvió el cambio dado que en la siguiente jugada Januzaj percutió por la derecha y filtró un pase al área para que Juanmi, de primeras, cruzara su disparo para remontar el encuentro.

La puntilla llegó en la recta final del partido por medio de un contragolpe de manual, con el Levante roto y acusando el desgaste físico por el esfuerzo realizado. En una mala colocación de las piezas, Illarra consiguió habilitar a Oyarzabal en mitad de campo, conduciendo el balón para tirar una pared con Juanmi y sentenciar con otro disparo cruzado que castigó el conformismo granota.

Comentarios ()