Las Palmas 1-2 Girona: Stuani impide una alegre despedida para los chicos de Paco Jémez
Última actualización
Un doblete del uruguayo sentencia al equipo amarillo en su último encuentro en la élite. El Girona cierra su primer año en Primera con un final feliz

La Unión Deportiva Las Palmas fue incapaz de tener una bonita despedida de Primera División por culpa de un gran Christian Stuani, autor de los dos goles con los que el Girona silenció aun más un Estadio de Gran Canaria semivacío (1-2) que pudo presenciar en primera persona cómo el equipo dirigido por Pablo Machín se bastó de los flagrantes errores defensivos del equipo canario para cerrar con una nota de sobresaliente la primera experiencia en Primera División a lo largo de toda su historia.

Sevilla 1-0 Alavés: El Pizjuán se despide con victoria a Caparrós

Es costumbre ya en el Estadio de Gran Canaria acoger desde hace unos meses cada suceso que acontece en el campo con ligera indiferencia. La temporada del equipo no da para mucho más y se festeja con el mismo ánimo un gol a favor que otro en contra. De nada sirvió que la camaradería de Paco Jémez merodeara el marco defendido por Bono. En los primeros compases las tuvo Calleri pero a sus ocasiones les faltaron un par de centímetros para embocar el cuero dentro de la portería. El que no perdonó instantes después fue Christian Stuani, que cabeceó a gol un gran centro de Portu desde la derecha.

No hubo tampoco una gran reacción por parte del respetable cuando Pere Pons agarró de la camiseta sin ningún disimulo a Calleri cuando éste se preparaba a rematar de cabeza un saque de esquina. El argentino cumplió con su particular tradición y transformó la pena máxima para poner punto y final a una racha de cinco jornadas sin marcar jugando de local (desde el empate a uno contra el Barça a principios del mes de marzo). Tiene un idilio el de Buenos Aires con el punto de penalti, pues sus últimos cinco goles con la camiseta amarilla han llegado desde los once metros.

No ha demostrado Las Palmas ser un equipo para competir en Primera División. Su último encuentro antes de afrontar la realidad de la Segunda División no fue muy diferente. Más allá de los aciagos números o del escaso efecto con la mano de sus entrenadores, hay futbolistas cuyo nivel ha estado muy por debajo de lo esperado. En ataque no generan y en fase defensiva, conceden demasiado. Todo este cóctel lo ejemplificó a la perfección Ximo Navarro antes de llegar al descanso dejando un balón muerto para que Stuani fusilara otra vez a Leandro Chichizola.

El artículo sigue a continuación

Lo rocoso del sistema implantado por Pablo Machín fue suficiente para mantener a raya a una Las Palmas que quiso dominar tras el entreacto. Entre su estéril posesión y la falta de ideas frescas, fue dando terreno poco a poco a un Girona que no necesita tejer pases horizontales para generar peligro. El cuadro catalán castigó la debilidad de los de Jémez desde los costados con constantes centros laterales. La zancada de Aday y la punta de velocidad de Portu supusieron un martillo constante para los defensores amarillos, que frenaban a duras penas sus avances.

Así ha sido la despedida de Gianluigi Buffon

La falta de tensión por no haber nada en juego marcó la recta final del encuentro. El carrusel de cambios acabó por matar el poco ritmo de un partido sin demasiadas ocasiones. No pudo Las Palmas despedirse de la Primera División con una alegría, un triunfo que hubiera endulzado ligeramente el sabor amargo que tiene la afición tras un año para olvidar. Mejor desenlace tuvo el Girona que, a la espera de saber si Machín volverá a capitanear la nave la temporada que viene, cierra su primer año en la élite del fútbol español como el segundo equipo catalán mejor clasificado, por debajo del Barça y por encima del Espanyol. Todo un hito.

Comentarios ()