San Lorenzo no aprovechó que dependía de sí mismo y le regaló una ilusión a Junior
Getty Images
El Ciclón necesitaba solo un empate para clasificarse a octavos de final, pero perdió en Barranquilla y el Tiburón sueña con el tercer puesto.

San Lorenzo deberá apelar a la paciencia. Un par de horas o días, pero tendrá que esperar para saber si será uno de los 16 clasificados a octavos de final de la Copa Libertadores. Porque el equipo de Jorge Almirón, que necesitaba un punto para no depender de nadie más, pecó de timorato y respetó demasiado a Junior , que llegaba acumulando puras derrotas y ahora sueña con alcanzar el lugar que le permita llegar a la Copa Sudamericana.

No pasaba demasiado en Barranquilla hasta el cabezazo incómodo de Rangel que Monetti no pudo despejar. La ventaja obligó al Ciclón a desistir del esquema especulador de cinco defensores y soltó a Peruzzi y Salazar para lastimar por las bandas, pero careció de peso ofensivo. Pudo ser de Rentería aún en la primera parte, pero su remate se fue a centímetros del palo.

Una vez más, el ingreso de Barrios fue positivo para encarar de otra forma los ataques y el petiso fue el dueño de la pelota, con un ritmo más vertiginoso. Sin embargo, la defensa del Tiburón colaboró para que Viera fuera imbatible. Para el final, con el Cuervo lanzado en ataque, Rentería dio un golpe sin razón y vio la tarjeta roja.

El equipo azulgrana se podrá clasificar esta misma noche si Melgar no vence (y con buena diferencia de gol a Palmeiras) o en la última jornada cuando visite al Verdao. Junior, con poco y aprovechando el equivocado planteo inicial de la visita, golpeó, aguantó y se ilusiona con el "premio consuelo" de quedar en el tercer lugar.

Comentarios ()