Boca empató con Junior y se puso el respirador artificial
Última actualización
El Xeneize se trajo un punto de Barranquilla, pero estuvo lejos de ganarlo y, ahora, necesitará esperar el resultado de Palmeiras y Junior.

Como un cuento, pero de terror, Boca llegará a la última fecha de la Copa Libertadores con vida. La final en Barranquilla estuvo rodeada de tanta presión que ninguno de los dos se animó a ganarlo y el que terminó más perjudicado, por decante lógico, es el Xeneize: ahora, necesitará esperar el resultado entre Palmeiras y Junior, además de estar prácticamente obligado a ganarle a Alianza Lima en La Bombonera.

Pocas fueron las buenas noticias para Guillermo Barros Schelotto. Su equipo volvió a mostrar poco y nada, con sus figuras muy por debajo de su nivel ideal: Tevez no gravitó, Pavón fue más ímpetu que juego y Reynoso, la apuesta del DT, no se hizo pesar. De la mitad para atrás, dudas. El inefable Barrios no mostró tanta seguridad -posiblemente por su estado físico, ya que no completó los 90 minutos- y la última línea tuvo varias fallas que bien podrían haberle costado algún gol.

¿Lo positivo? Las vueltas de Wilmar y Cardona, Rossi, firme bajo los tres palos tras una semana repleta de críticas, y la respuesta ante un gol en contra tras un penal que no fue y que, una vez más, vuelve a poner en duda todas las suspicacias que rodean casi de manera constante a los del Mellizo.

El gol en contra de Luis Ruiz Díaz le puso el respirador artificial a Boca: todo se definirá dentro de dos semanas, más en Brasil que en La Bombonera.

Comentarios ()