Huracán perdió otro partido insólito y quedó sin chances en la Copa
AFP
El equipo de Mohamed dispuso de numerosas chances para vencer a Emelec, pero perdió 2 a 1 y quedó último en su grupo. ¿Adiós al Turco?

Que la historia de terror que vive Huracán en este 2019 parece llegar a su fin es la única buena noticia para sus hinchas, que no paran de sufrir disgustos. Porque si la derrota del viernes pasado en el clásico de la Copa Superliga, por penales y después de tener uno a los 87 minutos y desperdiciarlo no alcanzaba, el partido que definió su eliminación en la Copa Libertadores se puede explicar solamente desde la mala fortuna y la injusticia.

Porque Emelec hizo todo lo necesario para ganar: convertir dos goles. Pero nadie podrá reprochar que el Quemero llegó al arco rival por todos los medios y siempre una definición defectuosa que se fue afuera por centímetros, o una atajada milagrosa de Dreer, impidieron que rescate algo en el Ducó.

Pudo ser de Roa, de Briasco, de Gamba, de Chávez o hasta de Salcedo, que cabeceó casi entrando al área chica y el arquero sacó un manotazo increíble para salvar su arco, cuando el conjunto eléctrico ya ganaba por el gol de Jordan Jaime. Y cuando la cancha estaba absolutamente inclinada, a 17 del final, Bryan Angulo liquidó la historia con un contragolpe letal. Y el gol de Gamba, en la última jugada del encuentro, deja un sabor a bronca todavía mayor porque ni siquiera hubo tiempo para que la visita saque del medio.

Se terminó la historia internacional para Huracán este año, aunque todavía deba cumplir la última fecha ante Deportivo Lara, a quien recibirá sin siquiera una chance matemática de quedar tercero y pasar a la Sudamericana. Y sin Copa Superliga, todo indica que el final del ciclo del Turco Mohamed, un ídolo de los más importantes del club, también llegó a su fin.

Comentarios ()