Getafe 2-1 Rayo Vallecano: Jaime Mata alimenta el sueño de la Champions League
LaLiga.es
Con un gol y una asistencia, el madrileño decide el derbi madrileño y coloca al cuadro azulón en la cuarta plaza a expensas del resultado del Sevilla

Entre admiradores y detractores anda un Getafe que hace oídos sordos a las críticas pero también a los elogios, que no presta atención al halago porque siempre debilita ni hace caso a los reproches porque molestan. Compite como pocos equipos lo hacen y es esa ambición que le caracteriza lo que le permite estar en una posición privilegiada, donde nadie le esperaba. El derbi madrileño contra el Rayo Vallecano fue la confirmación de que este ‘EuroGeta’ es una realidad. Con una diana y una asistencia en su cuenta, Jaime Mata decidió el duelo (2-1) que le aúpa a la cuarta plaza que otorga billete hacia la Champions League, con dos puntos de ventaja sobre un Sevilla que debe de jugar contra el Barcelona en el Sánchez Pizjuán.

Pese a la leve mejoría que ha ganado con la implantación de la defensa de tres centrales más dos carrileros largos con respecto a los primeros partidos de la temporada, el Rayo Vallecano es tan frágil atrás y concede tanto que sus partidos se les hace demasiado largos. Ha renunciado en las últimas jornadas a atacar en las primeras partes para ser férreos atrás con el objetivo de no perder la concentración. En el Coliseum, los de Míchel defendieron con dos bloques bajos y acumulando hombres por dentro, propuesta insuficiente para la constante movilidad de Jaime Mata y de Portillo por las bandas, sumadas a la omnipresencia de Nemanja Maksimovic en la sala de máquinas. El Getafe fue de cabo a rabo muchísimo mejor que su rival, ganando todas las pelotas divididas a un conjunto vallecano que es como un barco agujereado: resiste pero sus enormes fisuras impiden que se mantenga finalmente a flote.

Así está la clasificación de la Liga

Trabajó el conjunto azulón un partido que empezó trabado y que cayó de su lado por su propio peso. Las ganas y el hambre del equipo de Bordalás eran demasiado castigo para un Rayo Vallecano que inevitablemente terminó por sucumbir. La pasividad de su línea defensiva la castigó Cabrera con un desplazamiento en largo horizontal que perdió Álex Moreno -- damnificado por la posición en fuera de juego de Foulquier -- a favor de Damián Suárez, prolongando un balón que descargó el francés hacia atrás para que Jaime Mata fusilase con su pierna derecha a Stole Dimitrievski. La diana subió al marcador previa consulta de Alberola Rojas con el monitor del VAR, considerando que Foulquier no intervenía ni molestaba a Moreno en la jugada del único gol de la primera parte.

Los problemas del Rayo Vallecano no pasan únicamente por el plano defensivo. En ataque tiene un plan A y en ocasiones le falta un B con el que poder cambiar el curso cuando van por detrás en el marcador. Con Raúl de Tomás como islote en ataque y sin referencias de apoyo, los planes de Míchel pasan siempre por las incorporaciones al ataque de Álex Moreno por el perfil izquierdo como recurso y respuesta a la falta de creación por dentro, con un Óscar Trejo muy lejos del nivel de juego y liderazgo que necesita el cuadro franjirrojo. El sistema de Bordalás, con un doble lateral formado por Foulquier y Damián Suárez con unos automatismos muy bien definidos, fue demasiado para el catalán, que no se pudo proyectar con claridad en ningún momento ante la gran defensa que propuso su rival uruguayo.

Duelo de pistoleros españoles

Ante la falta de ideas, surgió Raúl de Tomás. Ante los problemas ofensivos, se hace notar la figura de Raúl de Tomás. Para cualquier problema que surja, sale Raúl de Tomás al rescate. Bajó el pistón de la intensidad el Getafe y el Rayo ganó unos metros que finalmente supo aprovechar. En una jugada aislada que pilló al cuadro azulón mal colocado y con muchos espacios entra la defensa y el centro del campo, el delantero madrileño bajó a recibir entre líneas el pase de Comesaña para fusilar desde media distancia con un latigazo marca de la casa ajustado a la cepa del poste de un David Soria que no pudo hacer nada para evitar el gol del empate.

De nada le sirvió al conjunto dirigido por Míchel el esfuerzo de R.D.T para sacar a flote a su equipo. Reaccionó la entidad del sur de Madrid, consciente de la importancia que entrañaba este compromiso liguero, y respondió instantes después con la dupla Jaime Mata – Jorge Molina, la sociedad de moda en el fútbol español. El primero, que ha intervenido en ocho de los últimos nueve goles de su equipo en LaLiga, se desmarcó al espacio para hacer buena una asistencia de Portillo y terminó regalando el gol a Molina, que tan solo tuvo que empujar a la red un balón que significó embolsarse tres valiosos puntos que permiten mantener vivo el sueño de devolver al Coliseum la leyenda del ‘EuroGeta’.

Comentarios ()