La tecnología salva a una Francia gris ante Australia
Los de Deschamps ganaron con un penalti selañado por el VAR y un gol fantasma de Pogba que se vio entrar por el ojo de halcón.

En cualquier otro Mundial, Francia podría haber tenido un debut trágico ante un rival inferior como Australia pero en Rusia 2018 hay VAR y ojo de halcón y la tecnología fue clave para que los dos goles galos subieran al marcador y vencieran por 2-1.

Desde el principio, los de Didier Deschamps, con más físico que creatividad en su centro del campo, tuvieron problemas para conectar con su temible delantera formada por Griezmann, Dembélé y Mbappé. De hecho, sus mejores opciones en el primer tiempo fueron a balón parado.

En el arranque de la segunda parte, una de las pocas salidas a la contra de Francia tuvo premio para Antoine Griezmann, que provocó un polémico penalti señalado tras ser resvisada la jugada por el VAR y que transformó el mismo delantero del Atlético. Sin tiempo para disfrutar de la ventaja, Mooy puso un centro desde la derecha y Umtiti despejó claramente con la mano y Jedinak no perdonó e hizo el 1-1 también desde los once metros.

Deschamps metió más presencia en ataque sacando al espigado Giroud en lugar de Griezmann y se acabó llevando la victoria gracias a una acción personal de Pogba que acabó con un afortunado gol fantasma que entró gracias a un rechace y que subió al marcador gracias a la tecnología del ojo de halcón. Francia vence, lidera su grupo pero no convence en su estreno.

Comentarios ()