Deportivo 2-4 Barcelona: Messi entona el alirón con el que condena a los deportivistas a Segunda
Última actualización
Un triplete de 'La Pulga' sirve para que los blaugranas celebren su 25º título de Liga. Los blanquiazules acompañarán a Las Palmas y Málaga a Segunda

El Fútbol Club Barcelona se ha proclamado brillante campeón de Primera División a falta de cuatro jornadas para la conclusión de la temporada 2017/18, conquistando su 25º título liguero después de ganar (2-4) ante un corajudo Deportivo de la Coruña, que vendió cara su piel para finalmente sufrir la otra cara de la moneda certificando matemáticamente su descenso a la Segunda División después de estar instalado consecutivamente durante las últimas cuatro campañas en la élite del fútbol español.

Así será la celebración del Barcelona campeón de LaLiga

Al Barça le bastaron tan solo siete minutos de juego para dejar claro lo que lleva haciendo toda esta temporada. Van 34 jornadas de campeonato y aún se resiste a probar la amarga derrota, algo histórico en los libros de estadísticas de la competición española. Con esa resistencia ha demostrado su gran superioridad a lo largo del curso, llegando a Riazor con la opción de cantar el alirón antes de la conclusión del año deportivo. Y fue por medio de dos fichajes pagados a golpe de talonario como respuesta a la marcha de Neymar como se encaminó hacia su 25º título en Primera División. Sin ángulo para el tiro tras una larga combinación de pases, Dembélé cedió el balón hacia atrás para un Coutinho que dirigió con sutileza el esférico hacia el palo largo de Rubén Martínez.

Pese al golpe directo en el mentón, el Deportivo se negó a que sonara la campana antes de tiempo. Buscó más asaltos con los que resistir lo que desde hace unas cuantas jornadas parecía ya algo irremediable. Sin Adrián López en el césped, autor de cuatro de los últimos siete goles del Deportivo en La Liga, Clarence Seedorf encontró la manera de buscar las cosquillas a su rival y hacerles el camino hacia el alirón un poco más difícil. Mediante centros laterales, los locales se acercaron al gol, un tanto que llegó por medio de Lucas Pérez y que De Burgos Bengoetxea anuló por estar en posición de fuera de juego. Perdonó el equipo herculino en un par de ocasiones muy claras, algo que no hizo Leo Messi antes de tomar el camino hacia los vestuarios al conectar de primeras con su izquierda una exquisita asistencia de Luis Suárez, la 50ª que daba en Liga desde su debut en la competición.

Messi Barcelona Deportivo de La Coruña LaLiga

El artículo sigue a continuación

Lejos de rendirse por la desventaja, al Deportivo le pasaron a tiempo por la frente la esponja empapada en agua con la que replicó al gol de ‘La Pulga’. El ‘7’ blanquiazul dio argumentos de esperanza a su afición antes del término de la primera parte recortando diferencias en el marcador aprovechando una asistencia medida de Borja Valle, un puñal por los costados por su energía, y batiendo de esta manera a un Ter Stegen que sigue por detrás en la pelea con Jan Oblak por el Trofeo Zamora.

Pero no fue precisamente una noche para reclamarse batallas individuales, por mucho que Lucas Pérez se echara el equipo a la espalda con mucho orgullo pero con poco éxito. El partido ganaba en emoción cada vez que Borja Valle tenía metros para cabalgar por los costados. Mientras, el Barça se cuestionaba cómo frenar al habilidoso ‘19’. En busca de una respuesta definitiva, fue Borja el que templó una larga combinación de pases que acabó con una cesión precisa de Celso Borges hacia un Colak que, en el punto de penalti y libre de marca, empataba el partido a falta de media hora para el pitido final.

Fue en ese periodo en el que Messi comenzó a brillar con luz propia. Con el empate, el argentino apareció por todos los lados. Cuando al Dépor le faltó el aire, el ‘10’ azulgrana castigó su físico con dos goles, ambos asistidos por Luis Suárez, que lo condenaron finalmente a la Segunda División. Hubo tiempo, también, para disfrutar de Andrés Iniesta, en la que fue una de las últimas cinco funciones que le quedan antes de colgar la camiseta azulgrana.

Comentarios ()