El Boca de la abundancia tiene irremplazables
Prensa Boca Juniors
Boca se llevó el pase a octavos de final gracias a la jerarquía del plantel, pero extrañó a los futbolistas que se fueron con sus selecciones.

Es difícil argumentar que Boca no tiene suficiente plantel para armar dos equipos. O que no le alcanza, desde los nombres propios, para superar con claridad a San Martín de Tucumán, un club que viene de ascender y que empieza a habituarse al ritmo de la Primera División. Pero la realidd muestra otra cara: que en el Xeneize hay titulares que son indiscutidos.

En la abundancia el conjunto de Guillermo Barros Schelotto sigue teniendo sus irremplazables. Los tucumanos, con poco, evidenciaron durante 80 minutos que en el Xeneize hay algunos futbolistas que tienen que estar siempre. Y que hay algunas funciones que cumplen esos irremplazables que tampoco tienen recambio.

Wilmar Barrios y Nahitan Nández brillaron por su ausencia en Formosa. Los del Mellizo extrañaron en el medio a la rueda de auxilio que soluciona más de un problema en el fondo y al uruguayo multifunción que cubre todos los huecos. Con Gago todavía agarrando ritmo y con un juvenil como Almendra que recién empieza, los de La Ribera perdieron en la zona de gestación tanto a la hora de atacar como de defender. Arriba, Cardona fue de lo mejor, pero Benedetto y Zárate se encimaron y faltó alguien que haga el cambio de ritmo: Pavón o Villa.

Una vez más, Boca mostró que le alcanza con sus individualidades: que con un toque de gracia del colombiano para ponerse en ventaja, una corrida de Espinoza para sacar un penal sobre el final y varias atajadas de Andrada -que cada vez se agiganta más en su puesto- es suficiente para la Copa Argentina o para los rivales más débiles de la Superliga. Pero, ¿le alcanza para la Libertadores?

Comentarios ()