Boca hizo de la crisis una oportunidad: 3-1 a Colón
ALEJANDRO PAGNI/AFP/Getty Images
El Xeneize, con un equipo alternativo pensando en la vuelta de cuartos ante Cruzeiro, logró un buen triunfo que le brinda varias señales positivas.

Cada crisis trae aparejada una oportunidad. Lo complejo es verla, aprovecharla. Sacar ese plus para transformar la adversidad en optimismo. Y Boca se tomó este compromiso que se le presentaba tras dos duras derrotas consecutivas para reencontrarse con la confianza dinamitada justo antes del partido más trascendental del semestre.

Cruzeiro - Boca: día, hora, TV y probables formaciones

Guillermo Barros Schelotto debió meter mano en un equipo tocado por varias lesiones. Goltz, Peruzzi, Chicco, Gago, Villa y Espinoza debieron salir a dar la cara en La Bombonera luego de la eliminación en la Copa Argentina y la derrota en el Superclásico. El riesgo era grande, pero también lo era la recompensa. Si es verdad que en el fútbol “los jugadores se sacan y se ponen solos”, el 3-1 ante Colón debió darle buenas señales al DT.

Las proyecciones del colombiano, que lastimó cada vez que fue profundizó; el nivel de Gago, una incógnita que empieza a develarse de manera favorable a pesar de algunos errores; dos buenas apariciones de Rossi para demostrar que está para bancarse el arco otra vez, el gol de pelota parada, que empieza a convertirse en un arma para este plantel, y el tanto al final de Tevez, para, ahora sí, contestar en la cancha, le dieron el respiro que necesitaba el Mellizo. Y, por qué no, le abren un abanico de variantes para enfrentar a Cruzeiro el jueves.

Cierto es que el Sabalero fue una medida diferente. Pero también es cierto que Boca necesitaba responder. Los “suplentes” lo hicieron. Aprovecharon la oportunidad que les brindó la crisis -¡hasta hubo aplausos para Peruzzi-. Las conclusiones y las consecuencias se verán en Belo Horizonte.

Comentarios ()