La guerra de goles que los dejó tristes a todos
Getty
Alexis Sánchez fue uno de los goleadores de la noche del 3-3 en el Emirates. Burnley y Tottenham pueden aprovecharlo.

Memorable. Arsenal y Liverpool empataron a tres goles en Londres en un electrizante partido lleno de llegadas, pero ambos resignaron sus chances de escalar en el inicio de la decimonovena jornada de la Premier: Burnley y Tottenham se enfrentarán el domingo y el que gane se apoderará del cuarto lugar.

Las aspiraciones de Champions de los Gunners y de los Reds están estancadas. Con los clubes de Manchester mirando desde arriba, más un Chelsea en pleno auge, ambos salieron a la cancha del Emirates en busca de arrasar con su rival. Eso sí, las zagas no estuvieron a la altura y dejaron muchas licencias.

Coutinho adelantó al visitante, Salah aumentó y Alexis Sánchez inició una fulminante remontada. Tras el gol de cabeza del chileno, Xhaka y Özil dejaron la cuenta 3-2, pero a veinte minutos del final el brasileño Firmino estableció cifras definitivas. El ex Colo Colo dejó la cancha antes de que el juez Atkinson señalara los minutos de descuento y se retiró disconforme. Esa fue solo una de las imágenes de un resultado que no dejó a nadie feliz: con la mitad de la temporada disputada, ya está claro que ninguno de los dos va a levantar la liga en el verano europeo.

 

Comentarios ()