Noticias En vivo
Copa del Mundo

Thiago Silva: "Me dijeron que no podía volver a jugar a fútbol"

05:34 ART 12/6/18
Thiago Silva Brazil
El brasileño recordó en Goal pasajes que le marcaron en su vida: "El momento más duro fue ver cómo la lluvia se llevaba todo lo que teníamos en casa".

Thiago Silva, jugador del París Saint-Germain y de la Selección de Brasil, atendió a Goal a pocos días del debut de la 'Canarinha' en el Mundial de Rusia 2018. El defensor reveló sus pensamientos más personales.

¿Cuál es su mejor recuerdo de la Copa del Mundo?

"Lo primero que viene a la mente es el Mundial de 1994. Tuvimos un dúo de ataque increíble con Bebeto y Romário. El partido final es un gran recuerdo, cuando Roberto Baggio falló ese penalti. Ese es un recuerdo que es parte de mi infancia, con el locutor gritando "tetra, tetra".

De niño, ¿qué le convenció de que quería ser jugador de fútbol?

"Recuerdo que jugaba en la calle con amigos, a veces descalzo. Regresé a casa con los pies enrojecidos, pero quería hacer lo mismo al día siguiente. Esa pasión nos hizo seguir jugando. Jugar en la tierra fue nuestra alegría diaria".

¿Cómo reaccionó cuando fue rechazado por muchos clubes?

"Fue dificil. Muchos clubes me rechazaron. Cuando eres joven piensas en darte por vencido porque la gente te hace pensar así. Hubo un momento, después de otro rechazo, en el que volví a casa diciendo que ya no quería jugar más al fútbol. Mi madre y mi hermano hablaron conmigo, me dijeron que no debía rendirme, que debía volver a intentarlo porque si no tenía éxito en ese club lo haría en otro. Y nadie podía decirme que no era capaz de ser un buen jugador. Al día siguiente, ya estaba de pie persiguiendo mis sueños".

¿Cómo gestionó su salida de Brasil?

"Tenía sentimientos encontrados. Un poco de satisfacción, un poco de miedo... Estaba algo inseguro acerca de viajar a un nuevo país. Mi primera experiencia en el extranjero fue en Portugal e, incluso hablando el mismo idioma, me sentí muy inseguro de estar solo. No conocía a nadie, así que puedes sentirte muy preocupado por lo que estás haciendo. Pero también es una buena sensación por el trabajo bien hecho. Todo el mundo sabe que los mejores jugadores están en Europa y todos los jugadores sueñan con jugar para un gran equipo aquí. Estoy muy agradecido por todo lo que sucedió durante mi carrera hasta ahora".

Pasó usted por muchos momentos difíciles durante su carrera, ¿qué le hizo más fuerte?

"Lo primero que alcanzas es la fe. Sin Dios, nadie puede levantarse de la cama para buscar mejores días. Todo pasa por él, pero si no crees, nada funciona. Mi fe siempre fue enorme durante mi enfermedad. El médico me dijo que tenía que operarme uno de mis pulmones y que ya no podría jugar fútbol, ​​pero todos tenían fe. Yo mismo, mi manager, mi entrenador durante ese tiempo, Ivo Wortmann, que mi madre dice que fue mi ángel guardián. Así que volví a Portugal y otro médico me dijo que podía volver a jugar. Tuve que pasar mucho tiempo con medicamentos y la rehabilitación, pero sabía que todo iba a salir bien".

¿Cuál fue su momento más difícil?

"Tuvimos algunos momentos difíciles, pero creo que el más duro fue llegar a casa en un día de tormenta y sentir que todavía estábamos en la calle porque la lluvia nos había arrancado el techo. Todo lo que habíamos ganado después de tanta lucha lo perdimos. Esa inundación se llevó casi todo lo que teníamos. Esa fue una gran motivación para dar algo mejor a mi familia. Luego, cuando ya me convertí en jugador profesional, estuvo mi lucha contra la tuberculosis".

Pero ahora es 'O Monstruo', un capitán fuerte donde sea que juegue. ¿Qué significa eso?

"Traté de dar lo mejor en cada club en el que jugué. Siempre trato de ser el más profesional y creo que merezco la buena relación que tengo con estos clubes y directivos. Intento mantenerme en contacto con todos porque es difícil encontrar una verdadera amistad. Afortunadamente todavía hablo con algunos como Adriano Galliani. Ya no está en Milán, pero aún hablamos entre nosotros, nos deseamos cumpleaños felices... ese tipo de cosas. Esto es algo que me agrada".

¿Cuál fue la sensación cuando se puso la camiseta de Seleçao por primera vez?

"Es diferente. Es un momento único. No todos los jugadores pueden usar esta camiseta. Muchos tienen el talento para jugar aquí, lo que hace que la competencia sea aún más difícil, por lo que tienes que hacer algo extra para llevar esta camiseta. Hay historia, una responsabilidad en estas cinco estrellas, por lo que siempre hayq ue hacer algo extra para los más de 200 millones de personas que viven en Brasil. Cada día vamos a nuestro límite para honrarlo".

¿Cuál fue su sensación cuando anotó en el último Mundial?

"Es una fuente de placer, orgullo y alegría poder marcar un gol en una Copa del Mundo. También es diferente marcar un gol en el Mundial en tu propio país, con tu gente alrededor. No fue el gol más bonito, pero la sensación cuando ves el balón en la red... Solo pudes pensar 'esto es Brasil, esto es Brasil'. Siempre me pongo muy emotivo cuando lo veo, es un momento único en la carrera de cualquier jugador".

¿Cómo de preparado está para el Mundial?

"Cada día aprendes algo nuevo. Profesionalmente, personalmente e incluso emocionalmente, porque el aspecto emocional es muy importante. Muchas veces tratamos de cambiarlo, pero no podemos. Personalmente no quiero cambiarlo, prefiero que todo suceda de forma natural. Las cosas pasaron, bien o mal, pero naturalmente. Tenemos que aprender que no todos merecen nuestras lágrimas. Tienes que hacer lo correcto incluso si alguien se burla de ti. Raramente cambio mi opinión sobre lo que creo, pero el aprendizaje es enorme después de todo lo sucedido desde 2014. Esperamos que 2018 sea diferente para Thiago Silva la selección de rRasil. Nuestro objetivo final es ser Campeones del Mundo, pero hay un largo camino por delante para jugar un gran Mundial y terminarlo de la mejor manera posible: levantando el trofeo".