Sampaoli y la fantasía del arquero con buen pie

Comentarios()
Getty Images
El entrenador argentino apostó por Caballero inclinado, entre otras cosas, por la técnica del jugador del Chelsea.

La secuencia se vio muy clara en el estadio del CSKA, en Moscú, en el primer partido de la Selección argentina en el Mundial Rusia 2018. Otamendi se paró a la derecha, casi en la línea de fondo. Marcos Rojo hizo lo mismo pero desde la izquierda. Los dos volantes centrales retrocedieron y por afuera fueron Di María y Meza. El arquero, Willy Caballero, se la dio a Rojo. Y todo terminó mal. El defensor no entregó bien la pelota, que terminó en pies de un delantero de Islandia, que casi marca.

La descripción de esa jugada no es un capricho: es la muestra perfecta de una idea mal desarrollada, algo caprichosa y, por sobre todas las cosas, fantaseosa. Jorge Sampaoli, que hace un año está con la Selección argentina, se inclinó por Willy Caballero -entre otras cosas- por su buen juego con el pie. Atrás dejó a Franco Armani, titular de River que venía demostrando hace seis meses que todo lo que le tiraban lo atajaba. ¿Para qué? 

El artículo sigue a continuación

¿Cuál era la idea de priorizar a un arquero con buen pie? Si los centrales no tienen la técnica ni la paciencia como para construir una salida limpia. ¿Qué sentido tiene? Si, en realidad, Caballero nunca demostró ser tan bueno con los pies. En Chelsea, donde es suplente, no es reconocido por eso. Sí es mejor que Guzmán y Armani, pero la secuencia en la que le regaló el gol a Rebic termina de exponer no solo su falta de jerarquía, también la 'idea' de Sampaoli que en realidad es una fantasía: no tiene sentido priorizar a un arquero con supuesto buen pie si no hay una estructura para respaldar esa teoría. 

Lo de la presión, la jerarquía y el nivel para ser el arquero de la Selección argentina quizás sea otra discusión. Si Mascherano y Biglia son tus volantes centrales (como en el primer partido), ¿qué sentido tiene el arquero de buen pie? Si Otamendi, Tagliafico y Mercado son tus defensores, ¿cuál es la idea? El foco que queda claro es que la necesidad de impresionar quedó devorada. Devorada por un entrenador de muchas palabras con pocas consistencias.

Próximo artículo:
Fin de ciclo: los jugadores de Boca que cerraron una etapa
Próximo artículo:
El Betis confunde a todos con el número de Lainez
Próximo artículo:
Mercado de pases de Boca en vivo: los rumores de refuerzos y bajas para 2019
Próximo artículo:
Levante, el partido que marcará la temporada del Barcelona
Próximo artículo:
Cómo ver el Barcelona vs. Levante online y en vivo: streaming y TV
Cerrar