Ronaldo: un presidente Galáctico para hacer del Valladolid un club universal

Comentarios()
Getty Images
Goal pone luz bajo los focos del incipiente y responsable proyecto del ‘9’ en Pucela. Este sábado se estrena en el palco del Santiago Bernabéu

EL REPORTAJE
“No compro un equipo y me voy de vacaciones al día siguiente”. Las palabras de Ronaldo Nazario aquel 3 de septiembre todavía resuenan por cada rincón del José Zorrilla y de la ciudad de Valladolid. El ‘Fenómeno’ se presentaba en sociedad como el nuevo dueño del club blanquivioleta en una operación que todos habían escuchado, pero que pocos creían veraz. Lo era. Y tanto. Justo dos meses después de su puesta de largo, a las puertas de un Real Madrid-Valladolid, ahora se descubren equivocados los que pensaron entonces que el brasileño iba a regatear sus obligaciones como a los jugadores del Compostela, o que su papel iba a ser fugaz como sus desmarques al espacio. En absoluto. El Valladolid es hoy núcleo central de su vida. De su presente y de su futuro.

Real Madrid contra Valladolid: alineación, convocatoria, día, hora, noticias y TV

Ronaldo está mentalizado en triunfar en esta nueva faceta en los despachos como ya lo hiciera sobre el verde. Después de haber pasado por absolutamente todos los estratos del fútbol y su negocio alrededor, es su nueva meta vital y está emocionado con ella. Le cuelgan negociados como el de presidir algún día la Confederación Brasileña. Un dulce y una responsabilidad que, según consta a Goal, tampoco le obsesiona a corto plazo. Nunca tanto como demostrarse que puede servir también para dirigir un club. Simplemente. Que en su primera experiencia real de gestión de una entidad (había sido, por ejemplo, accionista minoritario del Fort Lauderdale Strikers sin capacidad de mando), sabe poner en práctica lo que estuvo cultivando durante tres años en Londres mientras estudiaba gestión de empresas. Que los 28 millones de euros que pagó íntegramente de su propio bolsillo por el 51% de las acciones del Valladolid tuvieron pleno sentido. Si alguien todavía sigue preguntándose qué pinta Ronaldo en Castilla y León, por qué lo hizo, y hasta dónde llegará su trabajo, ahí tiene la respuesta. Sin dobleces ni letra pequeña, aseguran a Goal desde fuentes próximas al brasileño.

Ronaldo Nazario

Así las cosas, el mítico ‘9’ acude a todos los partidos como local si no hay causa mayor entre todas las responsabilidades que ya tenía adquiridas con anterioridad, trata de visitar la ciudad como mínimo dos veces al mes para trabajar sobre el terreno, y el resto del tiempo que no está en Valladolid lo ocupa en el ‘consulado’ del club que han creado en el mismo centro de Madrid, pegado a la puerta de Alcalá. Una medida revolucionaria para facilitar que su presidente, pese al contacto permanente desde la distancia, esté todavía más inmerso en el club al desdoblar su sede. Y a su vez -y de igual importancia-, es una medida con la que esperan acercar el Valladolid al resto del mundo desde la capital del país. La primera de muchas por venir en esta dirección. 

“Queremos un Valladolid universal”, se dicen constantemente en el club como recurrente mantra, según ha podido saber Goal. Un ideal al que llegar, eso sí, siempre bajo el paraguas de la prudencia y el sentido común. Un Valladolid universal no tiene nada que ver con un Valladolid galáctico, con todo lo peyorativo de la expresión. Nada de castillos en el aire, pese a estar en la tierra de los ídem. Aunque fuera el primer pensamiento que seguramente se instalase en el imaginario del aficionado cuando escucharon la llegada de Ronaldo al club blanquivioleta. El planteamiento global del proyecto se acercaría más al de un Villarreal que al de un PSG. O al Málaga de Al-Thani, por ajustarse al tamaño. Y siempre diametralmente opuesto al ‘exótico’ desembarco de Dimitri Piterman en el fútbol español. 

Ronaldo

No deja de ser irónica semejante introspección para una persona conocida en todo el planeta. Semejante rigurosidad para el que fuera una de las estrellas que mejor congenió el fútbol con la dolce vita en toda la historia de este deporte. “La gente no tiene ni idea de lo buenas que eran mis fiestas”, reconoció hace poco en El Hormiguero incluso. Y ahora, conforme más se acerca uno a Ronaldo y al Valladolid, mejor se percibe lo sensato y serio del proyecto pese al confeti que siempre recubre la leyenda del ‘Fenómeno’. “Para vender la verdad, tienes que construir la verdad”, explican en el entorno más cercano del nuevo presidente del Valladolid. Y en ello están. Sin fuegos artificiales ni fanfarrias. Sin titulares galácticos ni ominosas galas. Sino fortaleciendo unas bases que sirvan para crear el músculo financiero y deportivo que permita al club la autonomía suficiente para garantizarse un futuro. Desde prácticamente cero. Así es el nuevo Valladolid de Ronaldo. Así es el nuevo Ronaldo del Valladolid.

Competitividad. Transparencia. Social. Revolución. Esos son los pilares inamovibles que ha fijado el equipo de trabajo de Ronaldo para el Valladolid. Ni oír hablar de estrellas, de Champions League, ni de maravillar al universo. Pese a todos los años que estuvo asentado en el reservado más especial de la élite del fútbol, su filosofía hoy va en sentido totalmente opuesto. No piensa en un All Star para Pucela. Ni en ensoñaciones utópicas. Sólo en esos cuatro principios básicos. Competitividad con el objetivo único de mantener la categoría, y de fortalecer el club para que un descenso no sea sinónimo de una desaparición forzada. Transparencia para con el aficionado, como demuestra que una de las primeras acciones fuera reunirse con todas las peñas del Valladolid para explicarles el proyecto de primera mano. Social, porque debe ser un club por y para la comunidad, como demuestran sus acciones contra el cáncer de mama, las próximas relacionadas con ‘Movember’, el hecho de que el equipo de La Liga Genuine vaya a ser capital o, sobre todo, las acciones que tienen que ver con articular la Fundación del Valladolid, con especial atención a la infancia (una de las permanentes preocupaciones del brasileño). Estudios turísticos que manejan en la entidad desprenden que, desde la llegada de Ronaldo, el interés en visitar Valladolid ha pasado de un 2-3% a un 32% en China o Estados Unidos, y un 45% en la India, en lo que es un indicativo claro de lo mucho que se puede progresar en ese sentido. Y por último, la revolución como concepto básico también. Porque no quieren fronteras ni corsés para su proyecto a largo plazo. “Queremos crecer hasta donde nuestras ilusiones nos lo permitan”, fueron las palabras concretas del propio Ronaldo el día de su presentación.

Ronaldo Nazario

¿Y en qué se traduce esto sobre el papel? ¿Cuál es la práctica que acompaña a esta teoría? De momento han sido pocas las decisiones adoptadas, pero todas ellas acertadas. Esa es al menos la percepción general en la ciudad castellanoleonesa, entre aficionados y medios de comunicación. Adentrándose un poco más, Goal se ha encontrado con todo el trabajo planteado bajo la superficie. Por ejemplo, una de las primeras medidas del Valladolid de Ronaldo fue reducir casi en su totalidad la deuda con Hacienda (de 19 a 3 millones de euros). Y después de dos meses estudiando a fondo la estructura y funcionamiento del Valladolid, empapándose de todo, para este próximo mes de enero esperan poder tener ya lista una pequeña reestructuración del organigrama del club. Algo más acorde a sus nuevos objetivos a corto, medio y largo plazo. Uno de esos objetivos pasa por fortalecer la academia. La cantera debe ser la base del fútbol de élite, creen. Y para ello deben tener unas instalaciones acordes. La ciudad deportiva está en un enclave único, literalmente al lado del estadio, pero apenas hay tres campos, y todo es propiedad del Ayuntamiento. Una residencia, mejorar los graderíos, y ampliar las instalaciones forman parte de los ideales que a día de hoy se contemplan para un futuro de cara a la cantera.

¿Y para el primer equipo? ¿Realmente no habrá fichajes de campanillas aprovechando la repercusión de Ronaldo? Es la gran pregunta que todos se hicieron. Pues cuando llegó en septiembre, el presidente se encontró con la plantilla hecha ya, y algunas negociaciones pactadas. Llegó tarde incluso a la cesión de Reguilón desde ‘su’ Real Madrid, que casi daban por hecha en verano y se cayó en el último momento. Sea como fuere, el margen de actuación no depende tanto del tiempo siquiera, del mes del año en el que estemos, o del magnetismo del nuevo presidente, del que aseguran a Goal que no es nada intervencionista en materia de fichajes, vestuario ni nada que se escape de sus estrictas atribuciones como presidente. “A ver, además cómo convences al mismísimo Ronaldo de que éste o aquél delantero es bueno para el equipo, cuando ha sido uno de los mejores goleadores de la historia”, dicen con retranca en el Valladolid.

La cuestión de los fichajes depende más bien de que el club blanquivioleta tiene el límite salarial más bajo de La Liga (23 millones dentro de un presupuesto aprobado de 32 ‘kilos’), y además está prácticamente en los límites, con lo que hay muy poco espacio para que la dirección deportiva se pueda mover –con Miguel Ángel Gómez a la cabeza desde 2017 tras salir del exitoso equipo de Monchi en Sevilla y ‘ascender’ al Valladolid a Primera-. Especialmente poco movimiento en enero además. El defensa Calero ha despertado el interés de muchos clubes en España, por ejemplo. Pero de momento en el club prefieren mantener su calidad en lugar de hacer negocio con él. Con lo que este invierno, si es necesario, sólo acudirían a la ventana de cesiones. Si es necesario, ojo. Porque estando hoy en puestos de acceso a Europa con 16 puntos de 30 posibles, el objetivo único de la permanencia está ya más cerca. 

El artículo sigue a continuación

Valladolid 16062018

Es más, entroncando con ese ideario de construir un club fuerte desde dentro y desde la base, se ha antojado clave el apoyo y la tranquilidad que trajo Ronaldo consigo a la plantilla. Renovando por ejemplo a su entrenador Sergio González nada más perder en casa ante Alavés, cuando todavía no habían conseguido ni una victoria. Cuentan en Valladolid –en el club y en la ciudad- que ese guiño a la estabilidad del proyecto, cuando apenas había pasado un mes desde la llegada de Ronaldo, insufló fuerzas a un grupo que todavía no sabía cómo respiraba el nuevo presidente. Desde que Sergio González fuera renovado, el Valladolid no ha vuelto a perder ni un partido en La Liga, por cierto. De ahí nace esa sensación generalizada de que han podido ser pocas las decisiones que han visto la luz hasta el momento por parte del presidente, pero acertadas. Y sobre todo, sensatas.

Este sábado está confirmada su presencia en el palco del Santiago Bernabéu. Un estadio donde todavía le idolatran. Un club del que todavía es embajador. Con un entrenador, Solari, que fue compañero suyo de vestuario. Será la primera vez que Ronaldo acuda como presidente visitante a un estadio desde que aterrizó en el Valladolid. Y tenía que ser para verse con Florentino Pérez, uno de los presidentes que más le ha marcado en su carrera como futbolista y que, según pudo saber Goal, ‘modeló’ de alguna manera también la personalidad del brasileño como dirigente, por sus experiencias juntos. Con las positivas y las negativas. Ahora le puede mirar de igual a igual ya. E incluso por encima del hombro un poco: el Valladolid llega al coliseo blanco tres puestos por delante en la tabla y con dos puntos más. Ya lo avisó el ‘9’ en su primer día: no venía de vacaciones.

Cerrar