River se clasificó con honores y Palestino murió luchando

Comentarios()
Martín Bernetti/Getty
La cronología del paso del campeón a los octavos de final. El tetracolor armó una fiesta y acabó evitando una goleada en contra.

En Buenos Aires, el Millo no supo cómo definir, se impuso el empate y la soledad de las tribunas del Monumental y Palestino viajó de vuelta con todavía más ilusión. Pero los resultados del grupo (A) llevaron a la revancha, de la quinta fecha y en el otro Monumental, el de Colo Colo, a obligar a los chilenos a sacar un buen resultado.

En SantiagoEnzo Pérez proponía el rompimiento y la salida, a la vez que Fabián Ahumada la apertura del juego del local y el regate. Ese inicio, en todo caso, transcurrió entre el estudio de Palestino a River y viceversa, aunque con llegadas aisladas, sin la claridad necesaria para concretar y siempre con defensas dispuestas a cuidar un punto que mantenía el panorama del grupo y, de paso, alargaba la definición hasta la fecha final. Nicolás De La Cruz pujaba por la izquierda e incluso se metía libre por esa zona. De inmediato se rompió Guillermo Soto, su marcador, y la derecha chilena quedó expuesta, floja y sin una referencia fija: es más, de no ser por un cruce solvente de Chester Cortés casi lo encuentran libre al uruguayo.

A Soto lo vendaron, Matías Suárez encontró línea de fondo y Lucas Pratto la empalmó débil, ideal para que Nacho González la embolsara y propusiera el contragolpe. La acción volvió al medio, porque ambos querían resolver rápido y con sorpresa. Ahora era Pratto el que habilitaba, en el carril central, y Suárez el que definía con más intención que precisión. Al menos desde la finalización se imponía el campeón del continente, y un tiro libre cerrado de Luis Jiménez casi acaba con el panorama del momento: el juez Wilmar Navarro dictó posición de adelanto de Passerini y Gallardo respondió con el ingreso de Borré por un Suárez al que el hombro izquierdo no le respondió más. El cafetero no alcanzó a peinar el centro de Nacho Fernández en la primera que participó.

El balón detenido de Nacho Fernández fue la vía para que celebrara el visitante. Javier Pinola conectó el tiro libre y puso el 1 a 0. Tras el tanto le cantaron a River que es de la B. Y, en otra desconcentración de la zaga local, que perdió la cuenta en esa faceta, Nacho Fernández aumentó por debajo de Nacho González. El balón le pasó por debajo cuando parecía tenerlo controlado: al superar a González, el 26 metió el zurdazo suave. Passerini, en el arco contrario y por la trepada de Brayan Véjar en la izquierda, cuando Basay optó por línea de tres, puso un derechazo en el palo de Armani que, por centímetros, seguía invicto. Antes había ilusionado a sus hinchas el Mago Jiménez, el capitán tetracolor, pero su furioso tiro desde fuera del área pasó rozando el larguero.

El artículo sigue a continuación

240319 River Palestino Ignacio González Ignacio Fernández

River se metió en los octavos de final con carácter, superando una faena de refriega, pierna fuerte y muchos cruces en el medio. Julián Fernández dejó a los suyos con uno menos por una falta que sacó del partido a Enzo Pérez, que triunfó por criterio y que provocó cinco reposiciones de juego millonario por todo lo que recibió en la zona media. El refresco correspondió al regate de Exequiel Palacios y las descargas de Borré.

Palestino dijo adiós de la Copa y pasó a pensar en la Sudamericana, objetivo que debe ratificar en Lima. González voló ante el remate de De La Cruz y desactivó la opción de Borré, que dejó a los suyos con diez y emparejó la cancha por una conducta violenta. La última, también de River. González se la sacó a Pratto, con mucha claridad y haciendo uso de sus enormes reflejos. La galería Arica no dudó en corear oles. El carnaval que armó Palestino lo aprovechó River, con creces. Y toda la incertidumbre que le provocaba Internacional en la fecha definitiva mutó en comodidad.

Cerrar