Noticias En vivo
Opinión

Por qué el madridismo no debe perder la paciencia aún con Odegaard

14:43 ART 21/8/18
Martin Odegaard
El precoz noruego se marcha cedido al Vitesse holandés. Después de tres años y medio, apenas ha jugado dos partidos con el Real Madrid.

OPINIÓN
Martin Odegaard se marcha cedido al Vitesse. Ya es oficial, toda vez que el Real Madrid y el club holandés lo han anunciado este martes. Tres años y medio después de fichar por el club blanco ante la expectación de todo el planeta fútbol, el joven talento noruego vuelve a hacer las maletas, sin hueco en el primer equipo del tricampeón de Europa. En este tiempo apenas le contemplan dos partidos con el Real Madrid: en la última jornada de Liga 2015 -con nada en juego ya-, y en la primera ronda de la Copa 2017 ante un Segunda B como la Cultural. Pocos se acordarán siquiera. Ni por las citas concretas ni por el legado que dejó en ellas.

ODEGAARD, CEDIDO AL VITESSE

Por medio quedan también dos temporadas en el Castilla de la correosa Segunda B con más fuegos artificiales que pólvora real (62 partidos, 5 goles y 8 asistencias). Así como una temporada y media más en la primera división holandesa con el Heerenveen, donde fue de menos a más. Terminando por asentarse en el once inicial, dejando 3 goles y 5 asistencias en 43 partidos, aderezados con grandes detalles técnicos de cuando en cuando. 

Mirando las estadísticas, la talla de los clubes, e incluso apelando a las sensaciones, parecería obvio concluir que la carrera de Odegaard en este tiempo en el Real Madrid no es proporcional a las expectativas puestas en él. Especialmente, cuando fue el único jugador en la historia del Castilla que tuvo una presentación tras su fichaje, toda vez parecía estar tras él todo el mundo del fútbol además. Obvio. A aquel cava ya ni se le intuyen las burbujas. Sin embargo, hay tres factores más que influyentes a la hora de analizar su carrera, que pasan desapercibidos, y que seguro que podrían cambiar la perspectiva de muchos que hoy vuelven a sentir cierta desazón con Odegaard al ver que emigra a Holanda: apenas tiene 19 años todavía después de aterrizar aún en periodo de formación, le quedan aún tres años de contrato con el club blanco después de haber renovado recientemente hasta 2021 y, quizás lo más relevante, apenas le costó unos dos millones de euros al Real Madrid en enero de 2015.

Datos fáciles de olvidar después de casi cuatro años en nómina y de haberse convertido en un  descarte habitual. Pero son datos que hablan de una apuesta a la que todavía le queda tiempo antes de consumirse del todo. Son datos que hablan de una inversión que, si bien es difícil pensar que ya esté rentabilizada, todavía puede hacerlo. Y son datos que recuerdan que la ‘operación Odegaard’ fue una de ésas que abrió un panorama nuevo en el inflacionado fútbol moderno, donde ahora es obligatorio mirar a las jóvenes promesas de todo el globo antes de que su salto a la Premier o a los ‘petroclubes’ añada automáticamente dos ceros a un hipotético traspaso. El Real Madrid lo hizo con el noruego, y entonces muchos se tiraron de los pelos por lo atrevida de su apuesta. Pero a día de hoy, máxime viendo el mercado actual, se  puede asumir como una inversión más que asequible para el gigante español, que no pierde la esperanza con Odegaard. Ni debería hacerlo. Pues siempre fue un proyecto a largo plazo. Y con 19 años, al de Drammen todavía le puede quedar mucha cuerda en el fútbol como para perder ya la paciencia con él. Que se lo digan al Chelsea de Mourinho, que se desprendió de Salah (con 22 años) y de De Bruyne (con 23 años) después de que encadenasen varias cesiones también…