Papu Gómez, sobre su salida de Atalanta: "Lloré, dejé la vida por esa camiseta"

Papu Gomez Genoa Atalanta Serie A

Ya se encuentra disputando su segunda temporada con el Sevilla, equipo con el que se encuentra muy a gusto y en el que se ha ganado el cariño de la afición a pesar del poco tiempo que tiene en el campeonato español. Sin embargo, hablar de Alejandro Gómez sin mencionar lo que fue su extraordinario paso por el Atalanta es casi imposible. Fueron siete años en Bérgamo, donde el Papu vivió sus mejores momentos.

Con la Dea, el mediocampista argentino tuvo la oportunidad de darse a conocer en la elite del fútbol europeo y no solo por su buen rendimiento en la Serie A, sino también por lo hecho en la Champions League. Sin embargo, el Papu no tuvo la oportunidad de despedirse de la mejor manera del Atalanta, como es bien sabido por los problemas que tuvo con su ahora exentrenador, Giampiero Gasperini.

En una entrevista con DAZN, el Papu reconoce que le hubiese gustado irse en buenos términos por todo lo que vivió con la camiseta del cuadro italiano. Una espina que tiene clava desde el momento en el que se produjo su llegada al Sevilla y que recuerda constantemente después de ver cómo fue el adiós del Mudo Vázquez del Ramón Sánchez Pizjuán, completamente distinto a lo que él vivió en Atalanta.

"Cuando llegué aquí al Sevilla era el momento de despedirme del Mudo Vázquez. No renovó su contrato: cuando se fue todos lo despidieron con una fiesta, llorando. Y me acordé de cómo me fui y no lo podía creer. Me puse a llorar porque me imaginaba en el lugar del Mudo, pero en Bérgamo... no pudo ser", relató el mediocampista argentino, quien asegura que lo dejó todo por la camiseta de la Dea.

"A veces la vida es así. Siempre he sido una persona honesta, sincera con todos. Con la cabeza bien alta. Nadie me dio lo que me dieron los hinchas de Bérgamo. Di mi alma por esa camiseta, dejé mi vida allí", expresó el Mudo sobre el cariño que siente por su exequipo, que ha tenido que competir con la ausencia del que sin duda alguna fue su volante creativo más importante de los últimos años.

Gómez, además, reconoce que rechazó muchas ofertas sumamente atractivas desde el punto de vista económico debido a que tenía grandes aspiraciones con el Atalanta. Al Papu le hacía mucha ilusión llevar al modesto equipo de Bérgamo a pelear con los rivales más importantes de la Serie A y convertirse rápidamente en uno de los equipo más interesantes de ver por su gran propuesta ofensiva.

"Es muy fácil irse. Me ofrecieron miles de millones para ir a Arabia, sólo una vez lo pensé seriamente, no soy un hipócrita. Quería convertirme en un referente del equipo y seguir escribiendo la historia de Atalanta. Fue entonces que sucedió eso de lo que todos fuimos testigos", reveló el argentino, quien no oculta su satisfacción por lo hecho durante su paso por el conjunto de Bérgamo.

"Creo que todavía no nos damos cuenta de lo que hemos logrado hacer en Atalanta, tal vez cuando todo pase. Esperamos que Atalanta se mantenga así por otros 100 años. Hay que seguir reescribiendo la historia del club, batiendo todos los récords. Estábamos luchando por la permanencia cuando llegué y logramos jugar en Anfield por la Champions League y ganamos allí. Es pura historia ".

Por otro lado, el volante ahora se centra en lo que es su momento con el Sevilla y la responsabilidad que tiene de mantener su alto rendimiento. El Papu es optimista con el nivel del equipo español y considera que tienen todo lo necesario para competir ante cualquier rival, debido a la experiencia del equipo de Julen Lopetegui y el tiempo que tienen trabajando juntos.

"Hay un grupo fantástico que viene desde hace varios años, han ganado la Europa League, hay gente que ha estado en la Serie A. ¿Las diferencias con La Liga? En La Liga muchos campos son perfectos, mojados y bastante rápidos, eso te hace jugar con velocidad. Hay que estar preparados física y técnicamente porque aquí todos los equipos, incluso los que luchan por evitar el descenso, están jugando a un alto nivel", finalizó.