Mientras todos se lamentan por el Mundial, Mauro Zárate ya dio el paso para candidatearse a la Selección

Comentarios()
Prensa Vélez Oficial
El delantero, que nunca tuvo la chance de vestir la camiseta albiceleste en la Mayor, cree que Boca le abre las puertas a su sueño.

En 2007 Mauro Zárate, que en las próximas horas se convertirá en jugador de Boca, fue campeón de la Copa del Mundo Sub 20 con la Selección argentina en Canadá. Desde ese entonces, el sueño del delantero es vestir la camiseta albiceleste con la Mayor, algo que estuvo cerca para él en 2010, pero finalmente Diego Maradona no lo convocó.

En ese entonces el delantero pasaba un gran momento en Lazio, donde obtuvo tres títulos nacionales, y ante los rumores que lo vinculaban a la Selección italiana (tiene pasaporte), respondió: "Mi decisión es jugar con Argentina. Espero el llamado de Maradona". Pero Diego, en ese entonces técnico de la Albiceleste, decidió llevar al Mundial de Sudáfrica a Messi, Higuaín, Agüero, Diego Milito, Tevez y Martín Palermo. 

Años después, en 2014, Jorge Sampaoli quiso convencer a Mauro para que juegue el Mundial de Brasil con la Selección de Chile, ya que su padre es chileno. Sin embargo, en medio de los trámites de nacionalización, el delantero le dijo que no a La Roja. "Le dije (a Sampaoli) que estaba muy agradecido por su llamado y porque piense en mí para algo tan importante. Ahí sí que lo dudé un poco porque eran pocos días para jugar un Mundial, pero no me sentía contento, entonces eso quería decir que no quería ir. No lo sentía, mi país es Argentina", contó después el atacante.

Esa negativa a Chile fue también una ratificación a sus sentimientos: Zárate quería vestir la camiseta de la Albiceleste. Pero ni Sabella, ni el Tata Martino, ni Bauza ni el propio Sampaoli lo convocaron.

"Creo que no estuve en la Selección porque los delanteros que estuvieron, y los que están, jugaban en clubes top de Europa", le dijo Mauro a Goal a comienzos de 2018, cuando se sumó a Vélez para jugar su tercer ciclo en El Fortín, pero no se bajó del todo: "Hay muchísima competencia, pero hay que estar tranquilos. Todos los que tuvieron la oportunidad o todo el jugador que quiera estar en la Selección se tiene que focalizar en hacer las cosas bien en su club, romperla y esperar el llamado".

Lo cierto es que la visibilidad que le da Vélez (en su último paso jugó 13 partidos y convirtió ocho goles) no es la misma que le dará Boca, club con el que jugará los octavos de final de la Copa Libertadores y disputará la máxima competencia sudamericana en 2019. Y esta posibilidad fue uno de los principales motivos para que Mauro decida jugar en el Xeneize, o al menos eso fue lo que le dijo a su círculo cercano: "Si salgo campeón de la Libertadores con Boca voy a tener chances de cumplir un sueño antes de que termine mi carrera, que es jugar en la Selección argentina".

Algo similar pasó con Emmanuel Mas y Julio Buffarini cuando se sumaron al club de La Ribera. Ambos declararon que estar en el Xeneize los acercaría más a la Selección y al Mundial de Rusia, aunque finalmente no fue así: no sólo que no fueron convocados para jugar la Copa del Mundo sino que hoy ninguno es titular en Boca.

Claro que también existen casos como los de Franco Armani, quien dejó Atlético Nacional, club donde es ídolo, y llegó a River para acercarse a la Albiceleste. El resultado: a sus 31 años tuvo su primera convocatoria a la Selección y terminó siendo titular en dos partidos en el Mundial.

El artículo sigue a continuación

¿Qué suerte correrá Zárate? Eso dependerá de su desempeño en Boca y del técnico de Argentina, pero lo cierto es que Mauro ya jugó sus cartas y dio el primer paso para, al menos, ser un candidato.

 

 

Cerrar