Noticias En vivo
Liverpool v Barcelona

La prensa catalana señala a Valverde en "el mayor ridículo de la historia"

05:30 ART 8/5/19
2019-05-07 Ernesto Valverde
Todos quedan tocados, pero el técnico es el más cuestionado y se apunta incluso a una salida voluntaria por su parte tras el fracaso

Hay un culpable y se llama Ernesto Valverde. Ese es el principal análisis de la prensa deportiva catalana al día siguiente del hundimiento, la sonrojante derrota del Barcelona contra el Liverpool en las semifinales de Champions League. No es el único, por supuesto, pero sí el más señalado, el que va a vivir en el alambre. 

Ernest Folch, director del 'Sport, es contundente en su columna. "Valverde tiene una gran responsabilidad en el batacazo, básicamente porque cuando ha llegado el momento de la verdad ha vuelto a cometer los mismos errores que el año pasado", explica el periodista. El titular de portada era un golpazo a la actuación azulgrana: "El mayor ridículo de la historia". 

El 'Mundo Deportivo' no era más suave en su análisis. En su primera página el titular era "Sonrojo" con una foto grande en la que los jugadores salen del estadio cabizbajos. Miguel Rico, uno de sus principales analistas, apuntaba al olvido del estilo como el mal que atenaza al Barça: "El problema no es un jugador sino el juego. El Barcelona se ahogó en la orilla del Manzanares. Por nadar contra la corriente de su fútbol". 

En 'La Vanguardia' se destaca en el titular de portada "El Barça revive la pesadilla de Roma" y en la opinión de su redactor jefe, Juanjo Pallás, se resalta el estado de forma y la edad de la plantilla como otro de los motivos que impide al Barcelona destacar en Europa. "Si el Liverpool hubiera necesitado cinco goles, los hubiera metido. El duelo midió las fuerzas de un equipo emergente y creyente, contra otro resabiado y mayor", explicaba el periodista. También tiene palabras para el entrenador, villano en todas las ópticas del día: "Valverde queda muy tocado tras la desastrosa función. Todos quedan tocados. El fútbol es así de cruel". 

En 'El Periódico' tampoco hay clemencia. Su redactor jefe, Albert Guasch, se mostró incrédulo con lo acontecido en Anfield. "Parece mentira que pueda repetirse una debacle de esta envergadura. Como los terremotos en Japón, en el FC Barcelona de Ernesto Valverde se suceden catástrofes que nadie es capaz de anticipar. Esta vez se generaron ocasiones para evitar este daño tan devastador para el ánimo colectivo del club. Nada se materializó", escribía.

Más allá de Cataluña también hay estupefacción por la eliminación. Santi Giménez, en el 'As', apunta a Valverde aunque no le señala como único culpable. Habla de las tensiones del estilo y de la indolencia de la directiva, a la que no le importa lo que suceda en el campo mientras haya resultados. En ese ambiente enrarecido, apunta a la posibilidad de que sea el propio técnico el que se marche: "El técnico culé está entre dos fuegos. El de los nostálgicos y el de los supuestos amigos. Situación muy complicada ante la que falta una tercera variable: la decisión del técnico, acabado de renovar y que estaba convencido de seguir pero al que le vuelven a asaltar las dudas de cara al futuro inmediato. Ojo que no sea él el que dé el primer paso". 

Una línea en la que coincide el 'Marca' y su delegado en Barcelona, Luis Fernando Rojo, a la que le suma el poco interés de la directiva por mantenerle a pesar de haberle renovado: "La derrota de la pasada campaña en Roma estuvo a punto de costarle el puesto. El doblete le salvó in extremis. Si entonces el presidente iba como loco por cesarle, difícilmente apostará ahora por su continuidad"