Jordi Mestre: "La prioridad del femenino es ganar no llenar estadios"

Comentarios()
El vicepresidente del Barcelona asegura que estar en la final de la UCL femenina "es un premio" y señala que verlas en el Camp Nou es lejano todavía.


ENTREVISTA EXCLUSIVA

Jordi Mestre (Barcelona, 1962) es uno de los grandes responsables de que el despegue definitivo del fútbol femenino en el seno del Barcelona sea una realidad. Junto a la directiva Maria Teixidor y al secretario técnico Markel Zubizarrera han construido un equipo que este año ha realizado la mejor campaña de su historia a nivel europeo clasificándose para su primera final de la Champions League y que disputará esta misma noche frente al todopoderoso Olympique Lyonnais. 

La temporada empezó con la primera gira conjunta de los equipos masculino y femenino y acaba con la primera final UCL femenina. Es evidente que el fútbol femenino vive un momento de explosión. ¿Qué lugar ocupa el Barcelona en esta revolución?

"Ocupa un lugar muy importante. Conozco la sección desde que entré en 2010 y he notado un cambio muy importante, no solo en el club sino en España. En nuestro caso, ganar la Liga en 2011 nos permitió acceder a la Champions League porque solo jugaba el primero. Ahí notamos un cambio a nivel mediático y social que se ha ido incrementando. Cuando entró Iberdrola como patrocinador y que se retransmitan los partidos por televisión da una entrada mucho mayor. Los éxitos del fútbol español en categorías inferiores, con victorias en el Mundial y el Europeo, han puesto el fútbol español en el mapa así que la evolución es clarísima, no solo en resultados sino también en el impacto social".

¿Cómo percibe el club esta final sin precedentes en el fútbol femenino del Barcelona?

"Llegar primero a semifinales y luego a la final es la demostración de que se trata de un proyecto exitoso. Empezamos en 2010 no ganando nada y luego ganamos la Liga y Copas de la Reina, también la Copa Catalunya, y hemos ido escalando en Europa. Ganar la Champions League sería un premio pero es evidente que hay un salto desde que llegamos".

¿Considera, pues, que es un éxito llegar a la final?

"Ya habíamos llegado a semis hace un par de años y caímos contra el PSG. Esta vez hemos llegado a la final y en este club competimos para jugar bien y para ganar, así que no iremos de comparsas ni a realizar un entrenamiento. Vamos a ir a competir para ganar y sabemos a quién nos enfrentamos. Nuestro hándicap, además del presupuesto, es que no hemos jugado nunca una final de Champions y el Lyon sí, además ha ganado unas cuantas. Pero, por contra, la presión la tienen ellas. Acanzando la final hemos cumplido e incluso superado nuestros objetivos".

¿Qué ha tenido el femenino que le haya faltado al masculino para alcanzar la final de la Champions League?

"El femenino ha tenido una capacidad de progresar muy alta. Pasaron de ser un equipo amateur con jugadoras locales no profesionales y un presupuesto concreto a ser un equipo profesional desde 2015 con un presupuesto y unos medios mayores, además de contar con jugadoras catalanas, españolas e internacionales de mucho nivel. Este progreso que ha vivido el femenino ya lo vivió el masculino hace muchísimos años".

El Barcelona ha viajado a Lyon para conocer su modelo en más de una ocasión. ¿Qué aprendió del rival en la final de la Champions League?

"Es un club, y entre otras cosas por eso ha sido tantas veces campeón de la Champions League, que tiene un presupuesto para el femenino muy superior al nuestro y tampoco tiene tantas secciones profesionales como nosotros. Por trayectoria lleva muchos años en la élite y siempre es bueno conocer su modelo. También nos sucede a nosotros que vengan a visitarnos, es una cuestión de cortesía y no solo se trata de deporte, a veces quieren conocer nuestras instalaciones y tecnologías, es una práctica habitual".

Maria Teixidor me explicó que el femenino se basa en el modelo del Barcelona masculino. Es decir, fútbol de ataque y presencia de jugadoras de casa. ¿En qué punto se encuentra la residencia?

"Ya tenemos jugadoras formadas en casa como Losada, Torrejón, Melani... El tema de la residencia es distinto. La nuestra es para chicos y por motivos obvios mezclarles en la residencia sería complicado. Sin embargo, a nivel de proyecto global hay prevista una residencia para chicas pero esto sucederá cuando construyamos el Espai Barça".

¿Cuál ha sido el mayor reto que ha afrontado la sección desde que asumieran el cargo, primero en 2010 y luego en 2015?

"La mayor dificultad es que a nivel femenino femenino no hay tanta masa crítica de futbolistas como existe en el fútbol masculino. Con los años se va reduciendo pero todavía hay mucha distancia. Sucede que hay muchas chicas que, al no existir equipo femenino en su localidad, tienen que compartir equipo con los chicos de entrada. La Federación Catalana permite por norma que las chicas puedan competir con los chicos hasta los doce años. Marta Torrejón jugó con los chicos en el Espanyol hasta que pudo. Además, la gran evolución que ha habido en los últimos años a nivel mediático, y en esto el Barcelona ha tenido un papel importante jugando la Champions League, ha puesto el fútbol femenino en el mapa. Y aquí me tiro una flor. Porque en cada entrevista que he concedido para hablar del masculino he impuesto, entre comillas, alguna que otra pregunta sobre el femenino. Lo hice porque considero que es una cuestión muy importante, que los equipos femeninos empezaran a aparecer en medios y el público supiera que el fútbol femenino, especialmente los equipos del Barcelona, existe. Con los años ya no hizo falta porque poco a poco ha arrastrado a los medios y, con ellos, al público".

¿Cuál es la repercusión social que tiene el progreso del fútbol femenino en el camino hacia la igualdad?

"Fútbol y sociedad son conceptos que van ligados. Hablamos de referirnos al fútbol femenino como si lo hiciéramos de una cirujana o de una empresaria en los mismos términos que lo hacemos en clave masculina. Es decir, los éxitos arrastran a los medios y los medios arrastran al público. Ser campeonas de la Liga, de la Copa de la Reina e ir avanzando en la Champions League nos ha permitido ser portada de muchos periódicos y eso es un éxito deportivo y social".

¿Tardaremos mucho en ver al femenino en el Camp Nou?

"Espero que no pero hay que ser realistas. Para nosotros ya fue un éxito llenar el Miniestadi en semifinales. Para pretender llenar el Camp Nou hay que tener en cuenta que dispone de casi cien mil butacas. Ya cuesta llenarlo con el primer equipo... Hay que ser prudentes y realistas y, sobre todo, priorizar el tema deportivo. Estuve en el partido en San Mamés donde nos jugamos la Liga. Ganamos nosotras. En el Wanda también ganamos. Y eso es lo que queremos. Si pensamos en llenar campos, primero lo hicimos en el Miniestadi, eso es un objetivo cumplido. Pero lo que queremos es ganar no llenar estadios, eso es consecuencia de lo anterior".

Por lo pronto el equipo femenino estrenará nuevo hogar dentro de poco.

"Es una capacidad distinta, son seis mil personas. Creo que es un nuevo atractivo a pesar de que no está tan cerca como el Miniestadi, pero tampoco está tan lejos (su inaguración está prevista la próxima temporada junto a la ciudad deportiva, ndr)  y creo que el hecho de jugar allí, con el público cercano, es un gran atractivo. No solo para el femenino sino también para el filial".

¿Fué difícil tomar la decisión de destituir a Fran Sánchez sin haber perdido un solo partido?

"Lo fue. De hecho, con Lluís Cortés perdimos un partido y eso nos hizo perder velocidad en la Liga. El fútbol es así. Hay que agradecer el trabajo de Fran Sánchez pero en su momento percibimos que el equipo estaba atascado y necesitaba un revulsivo para dar un salto, no cualitativo pero sí anímico y no nos podemos quejar".

¿Piensan en nuevos horizontes más allá de la final?

"Los objetivos tras la final seguirán siendo los de siempre, ganar la Liga y la Copa de la Reina, estos son prioritarios. Siempre he dicho que la Champions League es un premio pero si compites bien en casa normalmente los resultados en Europa acompañan, aunque depende mucho de los sorteos. También tuvimos la suerte de que cayeran equipos muy potentes en el otro lado del cuadro de eliminatorias pero nosotras nos centramos en ganar ligas y copas y llegar lejos en Europa".

Sin embargo, todo depende de la rentabilidad que genere el fútbol femenino. ¿Es sostenible la sección femenina del Barcelona?

"En nuestro club sí. Tenemos el privilegio de contar con un patrocinador específico, Stanley, que le da al equipo una tranquilidad financiera que permite sostenerle y realizar inversiones en forma de fichajes y tecnología. Estamos tranquilos pero no bajamos la guardia, no tiraremos la casa por la ventana si no hay posibilidad de hacerlo".

Cerrar