Noticias En vivo
LaLiga

El Sevilla encuentra un plan para la final de la Copa del Rey pero no para Messi

17:43 ART 31/3/18
Sevilla Jubel 03112017
Los de Nervión fueron mejores que el Barcelona e hicieron méritos para ganar pero el argentino volvió a lucirse ante su víctima favorita.

Se veía venir. En las entrañas del Ramón Sánchez-Pizjuán nadie celebraba el brillante partido del Sevilla ante el Barcelona porque eran conscientes de que Messi podía aguar la fiesta. Los de Nervión, que vivieron un simulacro de la próxima final de la Copa del Rey, demostraron que el equipo de Ernesto Valverde es mortal pero que con el argentino tienen siete vidas antes de caer a la lona.

Antes de la aparición del 10, los locales supieron cerrar líneas ante un Barça al que el faltaba chispa en tres cuartos sin Messi. Suárez, que fue una isla durante muchos minutos, perdonó la primera y desde ahí fue el Sevilla el que mandó gracias a una presión alta y a la velocidad de Muriel a la espalda de Piqué y Umtiti. El genial partido del colombiano, que coronó marcando el 2-0, mostró las costuras de los centrales más fiables de LaLiga.

Con la dirección de Banega y N'Zonzi, estelares en otra gran cita como ocurrió en Old Trafford, el equipo de Montella ganaba la partida en el centro del campo a un Barça que se rompía demasiado sin el sostén de Busquets, como se pudo comprobar en las continuas contras de la segunda parte y en la acción del 2-0. El Sevilla pudo acabar goleando pero perdonó y Messi ya había salido al campo.

La sola presencia del argentino sobre el césped hizo que muchos aficionados se echaran a temblar y no les faltaba razón. Messi se echó el equipo a la espalda y logró un empate que parecía imposible en el minuto 88, sólo unos segundos después de que Luis Suárez hubiera hecho el 2-1. Al Sevilla no le sirvió de nada acabar con la solidez del Barça - es el tercer equipo que le marca dos goles este año tras Celta y Real Sociedad - pero puede sacar lecturas positivas del duelo.

A pesar de la falta de oficio en la recta final, el Sevilla encontró un camino para poder competir en la final de la Copa del Rey del próximo 21 de abril y también para ganar moral de cara a luchar en los cuartos de final de la UEFA Champions League ante otro de los mejores equipos del mundo como es el Bayern de Múnich.